La dieta mediterránea aporta beneficios a las personas con lupus

Los pacientes con lupus que siguen la dieta mediterránea tienen menos riesgo de sobrepeso, obesidad, problemas cardiovasculares y mejoran el curso de la enfermedad, tal y como asegura una investigación de la Universidad de Granada.
Escrito por: Natalia Castejón

06/05/2021

Dieta mediterránea, buena para el lupus

Una alimentación basada en la dieta mediterránea podría ser beneficiosa para la salud de los pacientes con lupus eritematoso sistémico –una de las enfermedades autoinmunes sistémicas más comunes–, tal y como ha dado a conocer un estudio realizado por miembros de la Universidad de Granada (UGR).

Concretamente, el trabajo que se ha publicado en la revista Rheumatology ha indicado que la dieta mediterránea, basada en frutas, verduras y legumbres, reducía las probabilidades de desarrollar sobrepeso, obesidad, problemas cardiovasculares en dichas personas.

Comer verduras, frutas, pescado, sofritos y aceite de oliva, y evitar las carnes procesadas, la bollería industrial y los alimentos azucarados redujo la actividad del lupus

Por otro lado, los investigadores también han encontrado mejoras en la salud al consumir ciertos alimentos antiinflamatorios propios de este tipo de alimentación mediterránea. Por ejemplo, observaron que tomar aceite de oliva, verduras, frutas, sofritos caseros y pescado y evitar los productos de carne procesada, bollería industrial y alimentos con azúcar reducía los índices de actividad y la acumulación de daño orgánico en los pacientes con lupus.

Una mejora en una enfermedad sin cura

Gabriela Pocovi Gerardino, primera autora del estudio, ha explicado que “la causa exacta del lupus aún se desconoce, pero se sabe que resulta de la interacción entre diversos factores como una predisposición genética; ciertos factores ambientales (exposición a rayos UV, tóxicos, estilo de vida) o cambios hormonales entre otros”. Esta compleja correlación causa una repuesta autoinmune que genera inflamación y daño en diversos órganos y tejidos.

Cabe destacar que los pacientes con lupus tienen un mayor riesgo de presentar problemas cardiovasculares y como una dieta equilibrada se ha considerado como un factor muy importante en el desarrollo y evolución de las enfermedades del sistema inmune y de las enfermedades crónicas como el cáncer, obesidad, diabetes o cardiopatías, elegir la dieta mediterránea podría ser una manera de mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Esta investigación se ha realizado gracias a 300 pacientes con lupus eritematoso sistémico de varios hospitales de Andalucía. Estos hallazgos son especialmente importantes porque el lupus es una enfermedad para la que no hay cura, por lo que las acciones van destinadas a controlar y reducir los síntomas.

Por tanto, los investigadores en función de los resultados aconsejan que los pacientes con lupus pidan asesoramiento nutricional para poder conseguir mejoras en su enfermedad y en sus comorbilidades, por supuesto, además de seguir el tratamiento médico pautado.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD