Entrenar y correr por primera vez una maratón mejora la salud arterial

Las personas que se entrenan para correr una maratón por primera vez pueden mejorar sus niveles de presión arterial y su rigidez aórtica, unos beneficios que equivaldrían a una reducción de cuatro años en la edad vascular.
Escrito por: Natalia Castejón

08/01/2020

Maratón como entrenamiento para mejorar la salud arterial

Nunca es tarde para empezar una actividad saludable, y proponerte entrenar y correr por primera vez una maratón podría proporcionarle grandes beneficios a tu salud arterial, unas mejoras equivalentes a la reducción de hasta cuatro años en la edad vascular, especialmente en los adultos mayores, según un reciente estudio.

La investigación, publicada en el Journal of the American College of Cardiology, analizó la presión arterial y los valores de rigidez aórtica en 138 personas, con edades comprendidas entre los 21 y los 69 años (37 años de media), que se iban a preparar para correr la Maratón de Londres de 2016 y 2017. Las pruebas se realizaron seis meses antes de comenzar los entrenamientos, y tres semanas después del evento deportivo, con el fin de conocer los cambios en la salud arterial.

Menos presión arterial sistólica y diastólica

A los participantes se les recomendó un plan de entrenamiento que incluía tres carreras por semana, aumentando la dificultad a lo largo de las 17 semanas antes de la maratón, aunque podían seguir sus propios métodos. Después de un promedio de carrera de 5,4 horas las mujeres y 4,5 los hombres, se observó una bajada en la presión arterial sistólica y diastólica en 4 y 3 mmHg, respectivamente, y la rigidez aórtica se redujo notablemente con el entrenamiento, aumentando un 9% la distensibilidad –capacidad de ceder ante la presión–.

Semanas después de la maratón los participantes mostraron una reducción de la presión arterial y de la rigidez aórtica

Con el paso del tiempo y el envejecimiento es normal que las arterias se endurezcan, pero esto aumenta el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, pues promueve el aumento de la presión en el pulso y la sobrecarga ventricular, anteriormente relacionados con demencia y enfermedades renales y cardiovasculares. Este estudio observacional demuestra que practicar ejercicio durante seis meses puede ayudar a revertir las consecuencias del envejecimiento en los vasos sanguíneos. Los participantes que más beneficios obtuvieron fueron los hombres mayores y más lentos, por lo que los investigadores señalan que cualquier momento es bueno para modificar el estilo de vida con el objetivo de disminuir los riesgos asociados a la edad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD