PUBLICIDAD

Cesan un ensayo con viagra en gestantes por la muerte de algunos bebés

Un estudio iniciado en 2015 se ha suspendido por causar la muerte de algunos bebés, tras administrar a sus madres viagra durante la gestación con el fin de promover el crecimiento de la placenta.
Escrito por: Natalia Castejón

30/07/2018

Mujer embarazada con pastillas de viagra en la mano

Un grupo de investigadores del Centro Médico Académico de la Universidad de Ámsterdam ha suspendido un estudio en el que se administraba sildenafilo –un fármaco que se comercializa bajo el nombre de viagra y que se usa para tratar la disfunción eréctil– para fomentar el crecimiento placentario en las embarazadas, a consecuencia de la muerte de varios de los bebés ya nacidos.

En el estudio participaron un total de 183 mujeres embarazadas, de las cuales 93 tomaron sildenafilo durante la gestación, y las 90 restantes placebo. La investigación, que se ha estado realizando en 10 hospitales holandeses, comenzó en el año 2015 y se ha alargado hasta la actualidad, cuando ha saltado la voz de alarma.

El sildenafilo o viagra aumenta la presión sanguínea de los pulmones infantiles y reduce la cantidad de oxígeno en ellos, aumentando el riesgo de muerte

11 muertes de bebés asociadas al sildenafilo

Los resultados provisionales, y por los que se ha decidido parar el ensayo, fueron que del total de gestantes que tomaron el fármaco, se registraron 19 muertes de bebés –11 de ellos por una posible enfermedad pulmonar– y otros seis registraron estos problemas en el aparato respiratorio, pero continúan con vida. En el caso de las que habían tomado placebo, hubo nueve muertes debidas a un retraso en su crecimiento, y tres bebés fueron diagnosticados con deficiencias pulmonares, pero no fallecieron.

La hipótesis principal del estudio estaba basada en los principios activos del sildenafilo, que ayuda a dilatar los vasos sanguíneos –en el caso de la disfunción eréctil, en el pene, para lograr la erección–. Los investigadores creían que con esa dilatación en la placenta se podría evitar un crecimiento retardado intrauterino por insuficiencia placentaria, un trastorno en el que el bebé tiene un tamaño menor al que le correspondería por su edad gestacional.

Sin embargo, y según lo que han expuesto los autores en una nota de prensa, parece ser que el fármaco también aumenta los niveles de presión sanguínea de los pulmones de los niños, lo que hace que el oxígeno que contienen sea menor, y aumente por tanto su riesgo de fallecer por parada cardiorrespiratoria.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD