El COVID-19 en la embarazada puede causar respuesta inflamatoria fetal

Padecer COVID-19 durante el embarazo podría afectar al bebé, ya que un estudio ha encontrado que la infección por coronavirus puede provocar respuestas inmunitarias inflamatorias en el feto, aunque la placenta no esté infectada.
Escrito por: Eva Salabert

20/01/2022

COVID causa respuesta inflamatoria fetal

Infectarse con el coronavirus durante el embarazo puede tener consecuencias negativas para la salud de la madre y del bebé, ya que hay estudios que han mostrado que las mujeres embarazadas tienen más riesgo de sufrir COVID-19 grave, y también más probabilidades de experimentar más complicaciones de la gestación como preeclampsia, tener un parto prematuro, o de que se produzca la muerte del feto.

PUBLICIDAD

Una nueva investigación dirigida por los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH) –Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD) Eunice Kennedy Shriver de los NIH– ha comprobado que la infección por SARS-CoV-2 durante el embarazo puede inducir respuestas inmunitarias inflamatorias en el feto, incluso aunque el virus no infecte la placenta. Los autores del trabajo han identificado respuestas inmunitarias maternas, fetales y placentarias únicas entre mujeres en estado que padecían COVID-19.

Los resultados del estudio, que se han publicado en Nature Communications, muestran los cambios producidos por la infección en los anticuerpos, los tipos de células inmunitarias y los marcadores inflamatorios en la sangre de la gestante, la sangre del cordón umbilical y los tejidos de la placenta.

PUBLICIDAD

Cómo se comporta el COVID-19 durante el embarazo

Los investigadores evaluaron a 23 mujeres embarazadas, 12 de las cuales dieron positivo al SARS-CoV-2; de estas, ocho se encontraban asintomáticas, una tenía síntomas de COVID-19 leves, y tres presentaban un cuadro grave de la enfermedad. Después del parto, estos científicos compararon las respuestas inmunitarias entre las madres y sus bebés comparando la sangre materna y la sangre del cordón umbilical.

Se encontró una actividad inmunológica alterada en la placenta y la sangre del cordón umbilical de los recién nacidos de madres infectadas

Observaron respuestas inmunitarias inflamatorias desencadenadas por el virus en las mujeres, sus recién nacidos y los tejidos de la placenta, independientemente de que las madres tuvieran síntomas de COVID. Los autores del trabajo han descrito sus principales hallazgos:

PUBLICIDAD

  • En las embarazadas infectadas con el coronavirus se produjo una disminución en las células T, un tipo de células inmunitarias que potencian las respuestas antivirales.
  • Las madres con infección por SARS-CoV-2 desarrollaron anticuerpos contra el virus, tuvieran o no síntomas, y algunos de estos anticuerpos se encontraron en la sangre del cordón umbilical.
  • Las madres infectadas tenían un nivel más alto de marcadores de actividad inmunitaria en la sangre –citosinas–, independientemente de los síntomas. Las citocinas elevadas son interleucina-8, interleucina-15, e interleucina-10.
  • Los bebés cuyas madres estaban infectadas, incluso en el caso de aquellas sin síntomas, mostraban una respuesta inflamatoria que se traducía en niveles más elevados de interleucina-8, un aumento que se observó a pesar de que el feto presumiblemente no tenía COVID-19.

    PUBLICIDAD

  • Aunque en las placentas no había SARS-CoV-2, las placentas de madres infectadas tenían proporciones alteradas de tipos de células inmunitarias. Y también se encontró una actividad inmunológica alterada (medida por cambios en las transcripciones de ARN) en la placenta y la sangre del cordón umbilical de los recién nacidos de madres infectadas. Esto indica que el sistema inmunológico neonatal se ve afectado por la infección materna por SARS-CoV-2, incluso si el virus no se detecta en la placenta.

Los hallazgos del estudio, aunque se trata de una muestra poblacional muy pequeña, pueden ayudar a los científicos a comprender mejor cómo se comporta el COVID-19 durante el embarazo. Los autores indican que el dato clave es que la infección de la madre por SARS-CoV-2 induce una respuesta inmunitaria en el feto incluso aunque la placenta no se haya infectado ni el recién nacido presente síntomas. Por lo tanto, es necesario investigar los posibles efectos a largo plazo de este proceso inflamatorio en los hijos de mujeres que hayan contraído la infección durante la gestación.

Actualizado: 20 de enero de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD