PUBLICIDAD

Un exceso de cafeína en el embarazo, dañino para el hígado del bebé

Abusar del consumo de cafeína durante el embarazo puede ser perjudicial para el desarrollo del hígado del feto e incrementar el riesgo de que el bebé padezca una enfermedad hepática al llegar a adulto.
Escrito por: Eva Salabert

29/07/2019

Embarazada tomando mucho café

Una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Wuhan (China) ha revelado que una ingesta de 300 mg de cafeína al día –el equivalente a 2 o 3 tazas de café– durante el embarazo puede alterar los niveles de estrés y de la hormona de crecimiento, afectando negativamente al desarrollo del hígado del feto, e incluso incrementando el riesgo de que el bebé padezca alguna enfermedad hepática durante su vida adulta.

Estudios previos ya habían mostrado que cuando las embarazadas tomaban esta cantidad de cafeína al día tenían más probabilidades de que su hijos nacieran prematuramente o con bajo peso, mientras que los ensayos realizados con animales habían indicado que la exposición prenatal a la cafeína podría tener un impacto negativo en el desarrollo del hígado que se manifestase durante la adultez con patologías como la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Sin embargo, la relación entre ambos factores no se conoce bien, y por ello en el nuevo estudio, que se ha publicado en Journal of Endocrinology, se analizaron cuáles eran los efectos de dosis bajas (unas 2-3 tazas de café diarias) y elevadas (entre 6 y 9 tazas de café) de cafeína sobre los descendientes, administrando estas cantidades a ratas preñadas.

Cómo afecta la cafeína en el embarazo a la descendencia

Los investigadores comprobaron así que las crías que habían estado expuestas a esta sustancia en el útero materno tenían niveles más bajos de hormona hepática, factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1), y niveles más elevados de hormona del estrés y corticosteroides al nacer.

La cafeína activa la hormona del estrés en la madre e inhibe la actividad de IGF-1, que es necesaria para que se desarrolle el hígado del bebé antes del nacimiento

Observaron también que el desarrollo de su hígado tras el nacimiento presentó una fase de recuperación compensatoria, que se caracterizó por altos niveles de IGF-1. Según el Dr. Yinxian Wen, uno de los autores del trabajo, los hallazgos sugieren que el consumo de cafeína provoca un exceso de actividad de la hormona del estrés en la madre que inhibe la actividad de IGF-1, una hormona necesaria para que se desarrolle el hígado del bebé antes del nacimiento.

A consecuencia de ello se desencadenan mecanismos de compensación tras el nacimiento para acelerar el crecimiento de este órgano y restaurar sus funciones normales, a medida que se incrementa la actividad de IGF-1 y se reduce la señalización de la hormona del estrés. El incremento del riesgo de padecer hígado graso asociado a la exposición prenatal a la cafeína se debe probablemente al aumento de la actividad IGF-1 para compensar la falta de desarrollo del hígado durante la etapa fetal.

Los resultados del trabajo indican que el exceso de cafeína perjudica la salud hepática de la descendencia a largo plazo, y aunque ahora es necesario confirmar si sucede lo mismo en los humanos, el Dr. Wen aconseja que las mujeres eviten tomar cafeína durante la gestación.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD