PUBLICIDAD

Asocian tomar refrescos azucarados con mayor riesgo de cáncer de mama

Las mujeres que consumen regularmente refrescos azucarados tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama tras la menopausia, según un estudio en el que han participado más de 10.000 mujeres.
Escrito por: Eva Salabert

11/10/2018

Mujer tomando refresco azucarado

Los refrescos azucarados son considerados un factor de riesgo para padecer enfermedades metabólicas como la obesidad o la diabetes tipo 2, y un nuevo estudio, realizado por el grupo de investigación Ciberobn de Medicina Preventiva-Navarra, ha revelado que tomar con frecuencia este tipo de bebidas también aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama durante la posmenopausia.

En la nueva investigación, que se ha publicado en European Journal of Nutrition, se han analizado los datos de más de 10.000 mujeres, a las que se ha seguido durante una media de 9,9 años, que en el momento del reclutamiento tenían una mediana de edad de 33 años, y no padecían cáncer de mama.

Durante el periodo de estudio se diagnosticaron 100 casos de tumores de mama, y se observó que la incidencia de esta enfermedad era significativamente mayor entre las mujeres posmenopáusicas que consumían refrescos azucarados con regularidad, en comparación con aquellas que no tomaban estas bebidas.

La ingesta de bebidas azucaradas puede fomentar la proliferación de células en el tejido mamario y facilitar la expansión de las células tumorales

Aunque los resultados de este trabajo son similares a los datos obtenidos en estudios previos llevados a cabo en Australia y Estados Unidos, los investigadores han advertido de que para confirmar sus hallazgos es necesario realizar ensayos longitudinales más amplios.

El azúcar podría favorecer la expansión de las células tumorales

Una de las posibles explicaciones a la asociación encontrada en el estudio es que el azúcar que contienen estos refrescos podría incrementar la concentración de los niveles de insulina en sangre, y directamente sobre las células del tejido de las mamas. De hecho, existen varios mecanismos por los que la ingesta de estas bebidas puede fomentar la proliferación de células en el tejido mamario y facilitar la expansión de las células tumorales.

Además, las mayores concentraciones de insulina impulsarían la transformación periférica de andrógenos a estrógenos en las mujeres que se encuentran en la etapa posmenopáusica, y se sabe que el aumento en la concentración de estrógenos libres circulantes en este caso aumenta las probabilidades de desarrollar un cáncer de mama.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD