PUBLICIDAD

El deterioro cognitivo leve puede mejorar tomando probióticos

El consumo de ciertos probióticos podría mejorar el tratamiento del deterioro cognitivo leve y prevenir el desarrollo de demencia, ya que estos microorganismo son capaces de proteger contra la neuroinflamación.
Escrito por: Eva Salabert

19/06/2018

Mujer adulta mayor tomando probióticos para mejorar el deterioro cognitivo leve

La neuroinflamación se desencadena por la alteración de la barrera intestinal y la hematoencefálica.

El deterioro cognitivo leve (DCL), a diferencia de la demencia, no interfiere con la capacidad intelectual del individuo para realizar las actividades cotidianas, pero puede aumentar el riesgo de desarrollar algún tipo de demencia como el alzhéimer, por lo que su diagnóstico y tratamiento pueden evitar complicaciones.

El tipo de dieta tiene una influencia decisiva sobre la microbiota intestinal o conjunto de bacterias que alberga nuestro intestino, cuyo desequilibrio o disbiosis puede originar enfermedades, y la ingesta de ciertos probióticos podría ayudar a mantener el equilibrio de esta población bacteriana y proteger frente a la neuroinflamación, que es uno de los factores que influyen en la aparición del DCL.

El envejecimiento contribuye al predominio de ciertas bacterias intestinales que pueden aumentar la fragilidad y reducir las capacidades cognitivas

Así, y según ha explicado el Dr. Pedro Gil, Jefe de Servicio de Geriatría del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, existen dos componentes clave que intervienen en el desarrollo del deterioro cognitivo: uno de tipo inflamatorio y otro oxidativo. La neuroinflamación, añade el experto, se desencadena por la alteración de la barrera intestinal y la hematoencefálica, y en el caso de la primera se debe a la proliferación de ciertas bacterias –más abundantes en pacientes con DCL– que hacen que se produzca una respuesta inflamatoria que afecta al cerebro.

Alteraciones de la microbiota durante el envejecimiento

El proceso de envejecimiento también contribuye a la pérdida de la diversidad bacteriana en el intestino, favoreciendo el predominio de ciertas bacterias que pueden aumentar la fragilidad o la inmunosenescencia (alteraciones del sistema inmune asociadas a la edad) y provocar la disminución de las capacidades cognitivas.

Por todo ello, el consumo regular de determinadas cepas de probióticos, afirma el Dr. Gil, puede resultar beneficioso como adyuvante en el tratamiento del deterioro cognitivo leve y ayudar a prevenir el desarrollo de demencia al actuar sobre etapas precoces de la enfermedad. De hecho, en la actualidad los probióticos ya se están empleando para mejorar el DCL y otros problemas de salud mental como la depresión y los trastornos del estado del ánimo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD