PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Criolipólisis, el frío que modela tu cuerpo
Eliminar los michelines que se acumulan en cintura, abdomen o espalda ya es posible gracias a la criolipólisis, una técnica que se sirve del frío para destruir los adipocitos o células grasas sin necesidad de cirugía.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Qué es la criolipólisis

Las sesiones de criolipólisis duran entre una y dos horas y para llevar a cabo la técnica no es necesario aplicar ningún tipo de anestesia. Quienes se han sometido a este método aseguran que el dolor que se produce durante la sesión es mínimo, similar a un pellizco, y que la recuperación es bastante rápida, ya que se limita a tan sólo unas horas. Durante el proceso, y en función de la zona que se trate, no es necesario que el paciente esté tumbado, sino que puede permanecer sentado y realizar simultáneamente otras actividades como leer o escuchar música, por ejemplo.

Antes de llevar a cabo la sesión de criolipólisis se debe tener una cita con el especialista para que determine si este es el tratamiento más adecuado para el paciente. Además tomará medidas con el plicómetro, una herramienta que aprisiona la grasa que quiere medir, como si de una pinza se tratase, e indica la cantidad de grasa. Ya en la sesión se introducirá esa medida de grasa en la máquina de criolipólisis para que establezca el rango de temperatura sobre el que deberá operar. Las bajas temperaturas que se llegan a alcanzar pueden dañar la piel del paciente, por lo que para evitarlo se coloca una toallita compuesta por varias membranas que actúan como una segunda piel, protegiéndola de la acción del frío.

Después se colocará la máquina sobre la zona a tratar y se procederá a su succión para comenzar con la congelación de los adipocitos. Puesto que la eliminación de la grasa se consigue al someterla a bajas temperaturas, y teniendo en cuenta que la temperatura corporal varía de unas personas a otras, para conseguir el éxito de este tratamiento es imprescindible que la temperatura aplicada a cada paciente y en cada sesión se regule de forma personalizada.

Es muy importante que el profesional realice un masaje sobre la zona después del tratamiento, para poder así deshacer los pequeños cristales de grasa congelada y que sean eliminados por el organismo. Durante los meses posteriores, nuestro organismo eliminará progresivamente las células de grasa a través del metabolismo. Los efectos positivos de la criolipólisis son visibles a partir del segundo mes, pero las células de grasa se pueden tardar hasta cuatro meses en eliminar tras la sesión.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD