Google+
YouTube

Ejercicio y deporte

Pubalgia
Escrito por Dr. Carlos Díez, Jefe de los Servicios Médicos Sanitas – Real Madrid
Molesta como pocas, esta lesión, también conocida como hernia del deportista o dolor de ingle, es muy habitual en los futbolistas. Te contamos cómo se trata la pubalgia para acortar al máximo tu recuperación.
  1. Qué es la pubalgia
  2. Causas de pubalgia
  3. Síntomas de pubalgia
  4. Tratamiento de la pubalgia
  5. Prevención de la pubalgia
Síntomas de pubalgia
En la primera fase de la pubalgia el dolor se manifiesta tras hacer ejercicio

Síntomas de pubalgia

Se trata de un cuadro caracterizado por dolor en la región pubiana, inguinal y zona baja del abdomen. A medida que pasan los días y la lesión evoluciona, el dolor suele hacerse más agudo, localizándose en la inserción del aductor e irradia hacia el músculo del mismo lado o incluso al testículo en los varones.

La pubalgia puede llegar a convertirse en un dolor permanente que afecte a la vida diaria, impidiendo movimientos rutinarios tan simples como cruzar las piernas, sentarse, andar o permanecer de pie.

Existen cuatro grados en la evolución de una pubalgia:

  • En un primer momento el dolor aparece tras realizar un entrenamiento, hacer sesiones de ejercicio físico intenso, practicar algún deporte o disputar un partido.
  • En una segunda fase de la lesión, el dolor se manifiesta durante el entrenamiento o en el propio partido.
  • En el penúltimo estadio vemos como el dolor surge nada más comenzar una actividad deportiva e impide su realización.
  • En la última etapa el dolor se muestra incluso en reposo.  
 

Temas en este artículo

Actualizado: 10/04/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Isidre Mas

Especialista en medicina deportiva

"Algunas de las enfermedades implicadas en la muerte súbita no tienen una presencia continua, por lo que es difícil encontrarlas, por ejemplo, con un solo electrocardiograma"

 

50% de los mayores de 80 años padece sarcopenia

En 2025 afectará a más de 1.200 millones de mayores de 60 años y, según expertos, solo el ejercicio físico de resistencia permite recuperar la masa muscular esquelética que se pierde a causa de este síndrome.

Fuente: 'Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN)'

 

PUBLICIDAD