PUBLICIDAD

¿Puedo dar el pecho estando enferma?
¿Puedo dar el pecho si estoy enferma? ¿Se puede contagiar el bebé? ¿Durante la lactancia puedo medicarme o someterme a una intervención quirúrgica? Resolvemos algunas dudas que pueden surgir a una madre que amamanta.
Escrito por Adrián Cordellat, Periodista especializado en maternidad, educación y salud

Recomendaciones para dar el pecho estando enferma

Recomendaciones para dar el pecho estando enferma

La mayoría de enfermedades maternas, así como los tratamientos farmacológicos necesarios para tratar los síntomas o la propia enfermedad, son compatibles con la lactancia materna. Por tanto, si la madre lo desea no tiene por qué suspender o interrumpir el amamantamiento, muchas veces basta con tener información, apoyo y ganas para continuar.

Para ayudaros en este fin, recogemos algunas consideraciones que se pueden tener en cuenta para dar el pecho de forma segura mientras la mamá lactante esté enferma, convaleciente, con fiebre o siguiendo algún tratamiento médico:

  • En el caso de enfermedades de tipo vírico, como puede ser una gripe o un resfriado, puede ser efectivo el empleo de una mascarilla para no contagiar al lactante a través del aire, así como mantener una buena higiene de manos que evite el contagio por contacto. Los medicamentos comúnmente empleados para tratar los síntomas en estos casos, como son el paracetamol o el ibuprofeno, son seguros y compatibles con la lactancia materna.
  • Consulta antes a tu médico: conviene recordar que, tanto si se está amamantando como si no, lo más recomendable es consultar al médico antes de tomar cualquier medicación para poder establecer un diagnóstico preciso y su consecuente medicación si así fuese necesario.
  • El portal e-lactancia.org recoge, entre otros, las compatibilidades de la lactancia materna con fármacos de todo tipo y enfermedades maternas, gracias a una amplia base de datos de más de 3.000 términos. Ante la duda, y sin que se reemplace la relación con el médico, siempre puede ser un recurso muy útil para quedarnos tranquilas, ya que las recomendaciones son realizadas por pediatras y farmacéuticas, y están basadas en las últimas publicaciones científicas.
  • Las pruebas médicas, incluidas resonancias, rayos X, contrastes, analíticas, electrocardiogramas, ecografías o mamografías son seguras para el lactante y para el mantenimiento de la lactancia materna. También las intervenciones odontológicas y las intervenciones quirúrgicas, con o sin anestesia general. En caso de duda, es aconsejable consultar a un profesional formado en lactancia materna.
  • Los grupos de apoyo a la lactancia materna y los profesionales sanitarios especializados en este ámbito disponen de información sobre la compatibilidad de la lactancia materna, por lo que son también un recurso adecuado cuando las dudas persisten o cuando queremos una segunda opinión.

Actualizado: 19 de Diciembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD