PUBLICIDAD

Bebés y niños
Superalimentos en la edad infantil
Algunos ingredientes o grupos de alimentos son básicos o tienen una importancia mayor a determinadas edades. Aquí tienes los superalimentos que no deben faltar en la dieta habitual de tus hijos para cuidar su salud.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Superalimentos para niños de 1-3 años

El periodo que abarca del primer año de vida a los tres años se caracteriza por una menor velocidad de crecimiento comparado con el lactante, lo que conlleva una disminución en las necesidades energéticas y nutricionales, algo que se traduce en un menor apetito.

Es la etapa crucial para adquirir hábitos alimentarios correctos para toda la vida. El aparato digestivo ha alcanzado la madurez, por lo que el niño debería masticar con normalidad y su dieta incorporar todo tipo de alimentos con su textura propia, sin necesidad de modificarla en forma de purés o cremas. Además, el crío tiene ya la capacidad de autorregular su ingesta, por lo que, si se le fuerza se puede producir una situación de rechazo.

La mejor forma de aprendizaje es la observación, imitación y repetición. Por ello, se debe incorporar lo antes posible a la mesa familiar, procurando establecer un ambiente agradable, fomentando la conversación y evitando distracciones como la televisión, ordenador, etcétera.

Como súper alimentos para niños de 1 a 3 años, un periodo de continuo descubrimiento de alimentos, platos, sabores y texturas, podemos incluir el grupo de frutas. Dentro de este conjunto, las frutas más destacables son los cítricos, por su elevado contenido en vitamina C que, al ser tomada de forma cruda, se mantiene más intacta. Si hemos de elegir una sola fruta cítrica, esta podría ser la mandarina por su facilidad para el pelado y sus gajos más pequeños y manejables.

Por qué deben tomar tus hijos frutas rica en vitamina C

Entre las funciones más destacadas de la vitamina C o ácido ascórbico se encuentran:

  • Colaborar en la respuesta inmune a reacciones alérgicas. Esta acción está relaciona directamente con su capacidad de prevención de catarros, por lo que es un buen recurso alimenticio durante los inviernos en los niños.
  • Es una vitamina con capacidad antioxidante, es decir, evitar el envejecimiento prematuro de las células del organismo.
  • Participa mejorando la absorción de hierro de la dieta y colabora en la cicatrización, fundamental en esta etapa de caídas y heridas frecuentes.

Desde luego, si en esta etapa de consolidación de hábitos, especialmente con un grupo de cierta resistencia como la fruta, conseguimos que ésta se instaure con total normalidad en la dieta de nuestros pequeños tendremos ya mucho ganado en su salud para el futuro.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD