PUBLICIDAD

Técnica Alexander
La técnica Alexander te enseña a utilizar tu cuerpo de forma eficaz, eliminando las posturas y los movimientos corporales incorrectos para mejorar la coordinación, aliviar dolores, y prevenir lesiones. Aprende cómo realizarla.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Para quién está indicada la técnica Alexander

Mujer embarazada practicando la técnica Alexander

Cualquiera puede beneficiarse de la técnica Alexander.

El creador de este método estaba ligado al teatro, de ahí que en suela asociarse la técnica Alexander con esta disciplina artística. Sin embargo, se trata de una herramienta ampliamente extendida y no es preciso formar parte de ningún colectivo o tener una profesión específica para conseguir sus beneficios.

Belén Cobos, profesora de esta técnica en el Centro Koan de Granada, afirma que “está indicada para todo el mundo”. La experta añade que este método de reeducación postural “es para todo aquel que tenga un cuerpo y una mente y quiera mejorar la comunicación entre ellas”; tanto es así, que asegura que “cualquiera puede beneficiarse de esta técnica”.

Bien es cierto que aunque cualquier persona pueda apuntarse a clases de técnica Alexander, hay algunos profesionales o grupos de gente que acuden más frecuentemente a los centros especializados debido a las ventajas que obtienen de esta terapia:

  • Artes escénicas

    Personas provenientes de las artes escénicas. Así lo ratifica Belén Cobos, cuando recuerda que su creador procedía del mundo del teatro. “Es una herramienta eficaz para evitar el miedo escénico y potenciar la presencia, el movimiento y la voz”, señala.

  • Voz

    Personas que utilizan su voz como herramienta de trabajo: como los actores, cantantes o profesores, en su caso sirve para mejorar la coordinación respiratoria, lo que suele evitar bloqueos al hablar.

  • Actores

    Para los actores y para los bailarines: es útil al conseguir movimientos más adecuados que reducen el riesgo de lesiones y ayudan a retrasar el cansancio.

  • Músicos

    Los músicos: sufren menos los puntos de tensión propios que surgen tanto al tocar, como al mantener una posición fija durante mucho tiempo. Además, ayuda a evitar tendinitis, contracturas, el síndrome del túnel carpiano

  • Deportistas

    Deportistas de cualquier disciplina: la técnica Alexander consigue unos movimientos más productivos con menos esfuerzo, lo que repercute directamente en el rendimiento deportivo. Además, se mejora el equilibrio, la flexibilidad y la coordinación, mientras que se previenen las lesiones musculares y articulares.

  • persona con dolor crónico

    Quienes padecen dolores crónicos o temporales: principalmente de espalda, aunque también de cabeza, cuello y extremidades. Se trata de conseguir evitar los hábitos inadecuados sustituyéndolos por aquellos que sean funcionales.

  • Yoga, taichi

    Practicantes de yoga, taichi…, y cualquier actividad que requiera la consciencia corporal que proporciona la técnica Alexander. Muchas personas están tensas articular y muscularmente, lo que dificulta la ejecución de los movimientos, y por eso necesitan encontrar vías para relajarse y controlar la musculatura.

  • Mujeres embarazadas

    Mujeres embarazadas: los cambios físicos tan rápidos que se producen durante la gestación contribuyen a que se aumenten los movimientos dañinos. A través de la técnica Alexander, la futura madre aprende a distribuir mejor su peso, a respirar más calmadamente –lo que además será muy útil durante el parto–, y a controlar el cérvix.

Actualizado: 11 de Junio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD