PUBLICIDAD

Embarazo
Embarazo y salud laboral
Si estás embarazada puedes continuar trabajando de un modo saludable, adaptando tu puesto, tus horarios o tus funciones para evitar ciertos riesgos. Conoce qué derechos laborales te protegen.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Leyes que protegen a las trabajadoras embarazadas

Una embarazada en la consulta con su médico

La embarazada tiene derecho a permisos retribuidos para acudir a la consulta médica de seguimiento de su embarazo.

En España, existen varias leyes que protegen a las trabajadoras embarazadas. Así, la primera obligación de la empresa con cualquier embarazada es concederle los permisos para la asistencia sanitaria motivada por el embarazo y para acudir a clases de preparación al parto, tal y como recoge el artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores. Estos permisos son retribuidos, por lo que por estas ausencias no se descuenta nada del salario, aunque deben estar correspondientemente justificadas.

Desde el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades también señalan que, en el caso de que tengas que hacerte la amniocentesis (con sus correspondientes días de reposo), si la empresa lo solicita o pone algún tipo de problema, habrá que pedir la baja al profesional médico de la Seguridad Social. En este caso habrá que comunicar la ausencia por escrito e indicando la causa de la misma, conservando una copia de ese justificante.

En la legislación española también se señala que es conveniente que las empresas dispongan de una sala de descanso para las mujeres embarazadas y lactantes; y, ya más específicamente en lo relativo a los riesgos, que todas las trabajadoras tienen derecho a recibir información y formación sobre los riesgos que afecten a su puesto de trabajo, así como de las medidas de prevención y protección adecuadas para su estado.

Algunas de las leyes más importantes que regulan los derechos de la trabajadora embarazada son:

  • La Ley de Prevención de Riesgos Laborales (Ley 31/1995), que la protege de manera específica y establece las obligaciones que debe cumplir el empresario para asegurar la protección de la maternidad en el centro de trabajo, haciendo todos los cambios que sean necesarios para adecuar su puesto laboral.
  • Por otro lado, la Ley para la Igualdad efectiva de Hombres y Mujeres (Ley 3/2007) va más allá del embarazo y recoge una prestación por la incapacidad temporal derivada de riesgo durante la lactancia natural, que equivale al cien por cien de la base reguladora.
  • Además, los reales Decretos 095/2009 y 298/2009 se ocupan de las prestaciones económicas de seguridad social por maternidad, riesgo durante el embarazo y riesgo por lactancia; y del reglamento de los servicios de prevención, respectivamente.

Por último, según la empresa en la que trabajemos, podemos obtener otro tipo de acciones a nuestro favor ya que, como explica Susana Brunel: “hay otros derechos que pueden estar recogidos en el marco de la negociación colectiva: convenios colectivos o de empresa”.

Actualizado: 28 de Mayo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD