Cómo ayudar a las personas con autismo a vivir la cuarentena

El confinamiento por el coronavirus resulta especialmente difícil para las personas con trastorno autista. En el Día Mundial del Autismo explicamos cómo puede afectar la cuarentena a este colectivo y cómo ayudarles a sobrellevarlo.
Escrito por: Natalia Castejón

02/04/2020

Niño con problemas de autismo

Es evidente que el aislamiento decretado por el estado de alerta por el coronavirus trastoca la vida diaria de todas las personas, aunque no lo hace de la misma manera para todas ellas. Uno de los grupos especialmente sensible a esta situación es el formado por individuos con Trastorno del Espectro Autista (TEA), que suelen tener unas rutinas establecidas y pueden sentir un gran desconcierto ahora que se han tenido que modificar casi por completo.

En el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, que tiene lugar cada 2 de abril, se quiere concienciar a la población sobre este trastorno, y especialmente sobre las dificultades a las que se enfrentan aquellos que tienen TEA durante el confinamiento. Este trastorno suele provocar dificultades en la comunicación, en la relación con los demás y a la hora de expresar las emociones, y los afectados pueden repetir conductas compulsivas, lo que hace que necesiten tener unas rutinas muy marcadas.

Cómo ayudar a las personas con TEA a sobrellevar el aislamiento

Estas rutinas se han visto completamente alteradas por el confinamiento impuesto, que junto a la incapacidad en muchos casos de entender lo que está ocurriendo y el porqué de esta falta de libertad de movimientos, puede empeorar su estado, causándoles ansiedad, estrés y hasta conductas agresivas.

Las personas con autismo pueden reaccionar negativamente al confinamiento, generando sensaciones de estrés, ansiedad y hasta conductas agresivas

Algunos de los consejos para que el estado de estas personas no se agrave es intentar explicarles de manera sencilla la situación que se está produciendo, incluyendo mensajes positivos para no alarmarles demasiado y trasladarles una sensación de tranquilidad. Además, habrá que reestructurar las rutinas para que se adapten lo mejor posible y evitar posibles reacciones negativas.

La Fundación Autismo Calidad de Vida (AUCAVI) ha puesto a disposición del público una serie de materiales gratuitos para poder explicar a las personas con autismo qué está ocurriendo acerca del COvID-19, así como ideas para reestructurar la rutina, juegos para hacer en casa y actividades deportivas para ellos.

Las personas con autismo pueden salir a la calle con un acompañante

Para evitar el agravamiento de los casos de autismo el Gobierno español ha incluido en el Decreto sobre el estado de alerta que las personas diagnosticadas con TEA, o con cualquier trastorno conductual, pueden salir a la calle con un acompañante sin ser multados, siempre que adopten las medidas de precaución necesarias.

Este permiso, desconocido por gran parte de la población, ha hecho que muchos de ellos sean increpados en las calles por ciudadanos que se encuentran en sus casas y que creen que no están cumpliendo el confinamiento establecido. Por este motivo, se ha creado una iniciativa popular en la que se insta a las personas con autismo a que se coloquen una camiseta indicativa o un brazalete azul que sirva para indicar que tienen este trastorno y así evitar la ira de los vecinos. No obstante, son muchos los que no consideran innecesario y un estigma, por lo que lo ideal es que todo el mundo imponga el sentido común y pueda entender que si un adulto está con un niño en la calle lo más probable es que tenga un buen motivo para ello.

Además, desde la Confederación de Autismo de España recomiendan que cuando salgan de casa junto con sus acompañantes lleven consigo una serie de documentos:

  • El certificado oficial de reconocimiento de discapacidad.
  • Prescripción de un profesional sanitario o social.
  • Copia de la Instrucción del 19 de marzo de 2020 del Ministerio de Sanidad, donde se indica que estos pacientes pueden salir a la calle sin ser multados.

Informes psicológicos, médicos o sociales complementarios a los anteriores en los que se indiquen las necesidades y las dificultades conductuales de las personas con TEA.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD