PUBLICIDAD

Enfermedades de la piel en perros
Hay muchas enfermedades que afectan a la piel del perro, y en algunos casos pueden ser manifestaciones de otros problemas de salud. Conoce las causas, síntomas y tratamiento de las dermatosis caninas más frecuentes.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Tratamiento de las enfermedades de la piel en perros

Actualizado: 22 de octubre de 2018

El abordaje terapéutico de las enfermedades de la piel en los perros debe ser multimodal, reuniendo todos los medios para aliviar los síntomas que padece la mascota y eliminar, prioritariamente, la causa primaria que los origina. Para lograrlo, hay diversas opciones que te explicamos a continuación, desde fármacos a productos de higiene pasando por cambios nutricionales.

Tratamiento farmacológico e inmunoterapia

  • Antiinflamatorios e inmunosupresores: para el tratamiento de la dermatitis atópica, las reacciones alérgicas y las enfermedades autoinmunes, se recurre al uso de corticoesteroides o ciclosporina.
  • Antipruriginosos: son fármacos para aliviar el prurito específicamente, como el oclacitinib y el lokivetmab.
  • Antibióticos y antifúngicos: para el tratamiento de las infecciones bacterianas o por hongos, respectivamente. En las infecciones superficiales es suficiente la aplicación tópica, pero en casos graves es necesario administrarlos vía sistémica.
  • Acaricidas: son medicamentos para tratar la sarna. Tradicionalmente se utilizan ivermectinas por vía tópica, en forma de pipeta. Actualmente, las isoxazolinas son fármacos modernos e inocuos que se administran por vía oral para tratar parásitos externos: pulgas, garrapatas y algunos ácaros de la sarna.
  • Inmunoterapia-desensibilización: es un tratamiento individual frente a la alergia ambiental que consiste en la aplicación de pequeñas cantidades de alérgenos para que el organismo los acepte y no genere respuesta defensiva frente a ellos.

Hidroterapia y champuterapia

En muchas afecciones dermatológicas, se pierde agua a través de la piel dañada. Por eso, los baños con agua y la aplicación de champús son muy beneficiosos. Existen champús emolientes (suavizan la piel), humectantes (crean una barrera para evitar la pérdida de agua), antipruriginosos (controlan el picor), o antisépticos (frenan el crecimiento de microorganismos).

Inicialmente se aplican varios baños semanales, para después realizar uno o dos baños mensuales de mantenimiento. Se pueden combinar con el uso de espumas, geles o cremas, con las mismas propiedades terapéuticas.

Problemas piel en perros

Alimentación y complementos nutricionales

Una mala alimentación puede influir negativamente en la salud cutánea de nuestros perros. Para que su pelo y su piel luzcan sanos y brillantes debemos buscar un pienso sin conservantes ni colorantes, con una fuente de proteína de confianza, evitando subproductos. Un pienso completo sin cereales y con una proteína novel es imprescindible para el tratamiento de las alergias alimentarias.

Adicionalmente, podemos utilizar ácidos grasos esenciales, como EPA y DHA, ya presentes en muchos piensos comerciales o en forma de cápsulas, solución oral o pipetas. Algunos minerales y vitaminas para perros, como la biotina (o vitamina H), la vitamina C, el zinc y el cobre ayudan a mantener un pelo fuerte y a evitar la oxidación de la piel. Tu veterinario habitual te enseñará cuál es la combinación perfecta para tu mejor amigo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD