Adicción al juego online
La adicción al juego online, sobre todo apuestas deportivas, se considera ya un trastorno mental, que afecta sobre todo a hombres de 18 a 30 años. Conoce los factores que favorecen su aparición, y cómo prevenirla y ponerle fin.

Causas de la adicción al juego online y perfil del adicto

Actualizado: 16 de septiembre de 2021

¿Qué causas se esconden tras la adicción al juego? Para Antón Durán, director de la Fundación Hay Salida para el tratamiento de las adicciones, existen diferentes causas que llevan a una persona a engancharse a las apuestas y juegos online. Una de ellas es el enfoque “neurocientífico y demostrado” que señala que existen una serie de personas que nacen “con una vulnerabilidad genética” para la ludopatía. Esto, según Durán, no quiere decir que esas personas vayan a ser adictas per se, pero sí que las hace “más vulnerables si interactúan con actividades o sustancias adictivas”, una vulnerabilidad que se incrementa a edades tempranas, como aquellas en las que se inician los jugadores online, ya que “el cerebro aún no está completamente desarrollado”, lo que se asocia a una menor falta de capacidad de control.

Menor edad, mayor impulsividad

Las características de personalidad de los pacientes adictos al juego online también están muy relacionadas con la edad. Así, en los jugadores online, y derivado de la juventud, predominan “la impulsividad y la búsqueda de novedad”, mientras que en los jugadores offline destacan “niveles más altos de autotrascendencia”. La ideación o conducta suicida, por su parte, también está muy marcada por la edad. Así, según datos del estudio multicéntrico encargado por la Dirección General de Ordenación del Juego y liderado por el IDIBELL, los jugadores online presentan mayores tasas de ideación suicida (23,3% frente a 17%), “lo que interpretamos porque son pacientes más impulsivos, que acumulan muchas deudas en poco tiempo”. En cambio, las conductas suicidas son más habituales en los jugadores offline (7% frente al 4,3% de los adictos al juego online), “lo que se podría explicar por la edad de los pacientes, que en muchos casos llevan años y años con una adicción crónica”.

Ludopatía

Vulnerabilidad emocional

Coincide Susana Jiménez en señalar la existencia de “distintos perfiles”. En concreto, esta especialista explica que, en el caso del juego online, y más en concreto de la apuesta deportiva, existen tres subtipos distintos de pacientes de los cuales “en realidad solo uno de ellos tiene un perfil psicopatológico y de personalidad más complicado, más disfuncional”.

Enfatiza este aspecto la experta porque normalmente se piensa “erróneamente” que la única persona vulnerable es aquella que tiene otras vulnerabilidades (emocionales, económicas, de personalidad…), algo que no es del todo cierto. “Por supuesto que estas personas tienen un especial riesgo y hay que protegerlas, pero también hay otros perfiles perfectamente funcionales, muy normativos (uno caracterizado por ser de mayor edad y tener una edad de inicio más tardía, y otro por ser más joven), que también pueden caer en la adicción al juego, especialmente en las apuestas por su normalización social”, añade.

Normalización social de las apuestas

Esta normalización social es para Jiménez “un peligro” ya que, en el caso de las apuestas deportivas, “asociadas al deporte, lo que las reviste de un aura saludable”, se les añade además un componente de “atractivo”, lo que explica la existencia de perfiles no habituales en las adicciones al juego offline.

Intimidad y disponibilidad 24/7 del juego online

“Encontramos un dato muy llamativo, y es que más del 16% de la muestra tiene estudios universitarios, gente con mayor nivel de estudios, lo que es muy poco frecuente en el juego en general”, argumenta. A ello hay que añadir, como señala Antón Durán, “la disponibilidad y la intimidad” del juego online (casino, póker, videojuegos…), accesible desde cualquier ordenador, móvil o tablet las 24 horas del día, siete días a la semana, 365 días al año.

“Todos los estudios epidemiológicos destacan este factor de riesgo. Incluso entre las mujeres, que suelen tener un perfil muy distinto, estamos empezando a ver que ellas, que no se atreverían a ponerse delante de una máquina tragaperras porque socialmente está mal visto, no encuentran problema a hacerlo en la intimidad del hogar para desconectar o intentar solucionar sus problemas económicos a través del juego”, enfatiza la investigadora del IDIBELL.

Creado: 20 de diciembre de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD