PUBLICIDAD

Un ambientador sintético de sándalo estimula el crecimiento capilar

Sandalore, una fragancia artificial de sándalo utilizada en perfumería, ha demostrado en un estudio científico ser capaz de estimular el crecimiento del pelo, mostrándose como una posible solución futura a la alopecia.

20/09/2018

Hombre con problemas de clavicie

Foto de Freepik ©Fkatemangostar

Entre los remedios, ungüentos y tónicos que los sacamuelas o charlatanes vendían en las plazas de todas las ciudades europeas desde la Edad Media hasta bien entrado el siglo XX siempre estaba el milagroso crecepelos. Pero lo cierto es que hasta ahora ningún producto ha demostrado una mínima eficacia para luchar contra la alopecia. Tan solo el minoxidil ha probado que puede detener la caída del cabello. Ahora un grupo de científicos alemanes parece que ha descubierto una nueva esperanza para los que esperan como agua de mayo una solución efectiva para la calvicie: el Sandalore, una sustancia química que trata de imitar el aroma de sándalo y que se utiliza en la cosmética para elaborar perfumes y jabones. El estudio se ha publicado en la prestigiosa revista Nature Communications.

Según el estudio científico que se llevó a cabo en un laboratorio con tejido del cuero cabelludo, la fragancia de sándalo artificial estimula un receptor olfativo, el OR2AT4, que se encuentra en la piel y en la capa externa de los folículos capilares y provoca el crecimiento del pelo. La investigación se realizó en la Universidad de Manchester y en el ensayo clínico ha participado Mediteknia, una clínica capilar de Las Palmas de Gran Canarias.

La fragancia artificial del sándalo estimula un receptor olfativo que produce un cambio en una proteína involucrada en la fase de crecimiento capilar

En ese centro probaron Sandalore en 20 mujeres que padecían una importante caída de cabello. Las participantes debían aplicarse durante seis meses esta sustancia en la cabeza antes de dormir y acudir a controles, donde comprobaron la eficacia de este producto.

La clave de este crecepelo: los receptores olfativos

La explicación a cómo funciona este inusual producto está en los receptores olfativos que se encuentran distribuidos por todo nuestro organismo. Uno de ellos es el OR2AT4, que se estimula con el aroma de sándalo sintético, pero no con el que despide de forma natural esta madera, y que se encuentra en la capa externa de los folículos capilares. Es como si “oliera” ese aroma. Con esta estimulación se produce un cambio en la proteína del factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1), una hormona que se activa en la pubertad, pero que a medida que se cumplen año empieza a disminuir. Cuando esta hormona se manipula la fase de crecimiento capilar se prolonga entre un 25% y un 30%, lo que provoca el crecimiento de pelo y que se reduzca la cantidad de pelo que se cae a diario. Por eso, los científicos creen que también podría ser de utilidad después de un trasplante de pelo.

Ahora, para demostrar el efecto de este producto se está llevando a cabo otro ensayo a mayor escala, con controles más rigurosos y que quizás dé los primeros resultados a comienzos del año que viene. Entonces se verá si se trata de un producto milagro más o si de verdad se ha encontrado el ansiado crecepelo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD