Beber té verde y café reduce el riesgo de morir tras un ictus o infarto

Las personas que han superado un accidente cerebrovascular o un ataque cardiaco podrían ayudar a reducir hasta un 62% su riesgo de morir por múltiples causas tomando varias tazas de té verde, o un 22% con una de café cada día.
Escrito por: Natalia Castejón

05/02/2021

Té verde y café tras un ictus o infarto

Son muchos los beneficios para la salud que se le han atribuido a lo largo de los años al café y al té verde, ahora un estudio de la Universidad de Osaka (Japón) ha añadido que también podrían reducir el riesgo de fallecimiento en personas que han superado un accidente cerebrovascular o un ataque cardiaco, e incluso ayuda a prevenir a personas sanas de sufrirlos.

La investigación que lo afirma, publicada en la revista Stroke, se centró en analizar el consumo de estas dos bebidas en personas con y sin antecedentes de accidente cardiovascular o infarto de miocardio, con el fin de saber si la ingesta causaba algún efecto. El trabajo contó con la participación de más de 46.000 participantes entre 40 y 79 años de 45 comunidades de Japón.

“La forma más saludable de preparar estas bebidas es sin una cantidad innecesaria de azúcares añadidos”

Los resultados obtenidos mostraron que los supervivientes de un accidente cerebrovascular que tomaban al menos siete tazas de té verde al día –unos 100 ml– redujeron un 62% su riesgo de morir por todas las causas, en comparación con los que no solían tomar esta bebida. También observaron que los que habían pasado por un ataque cardiaco y tomaban una taza de café al día –unos 150 ml– bajaron un 22% las probabilidades generales de fallecer.

El café previene los eventos cardiovasculares en personas sanas

Por su parte, aquellos sin antecedentes cardiovasculares ni de accidentes cerebrovasculares que ingerían una o más tazas de café cada semana mostraron un 14% menos de riesgo de morir por cualquier causa, comparados con los que no lo tomaban. En conclusión, los investigadores indican que la ingesta de té verde puede prevenir los eventos cardiovasculares en pacientes supervivientes, mientras que tomar café también lo previene en personas sanas.

“Una distinción importante a hacer es que, en la cultura japonesa, el té verde generalmente se prepara con agua y sin azúcar. Además, el café se prepara con agua y ocasionalmente con leche y azúcar. La forma más saludable de preparar estas bebidas es sin una cantidad innecesaria de azúcares añadidos”, explica Hiroyasu Iso, principal autor del estudio.

Aun así, los investigadores recalcan que el estudio es de carácter observacional, por lo que no se puede conocer la razón por la que el té verde y el café tienen estos efectos, para descubrirlo se necesitan más estudios sobre estas bebidas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD