PUBLICIDAD

Asocian escasez de luz solar en el embarazo y problemas de aprendizaje

Los hijos de las embarazadas que no se exponen lo suficiente a la luz solar, y en especial a los rayos UVB –relacionados con la producción de vitamina D–, tienen más riesgo de presentar problemas de aprendizaje.
Escrito por: Eva Salabert

02/07/2019

Mujer embarazada con poca luz solar

Un estudio en el que han participado 422 512 niños en edad escolar que residen en Escocia ha revelado que existe un vínculo entre la luz solar a la que se expusieron sus madres durante el embarazo y sus dificultades de aprendizaje. En concreto, los investigadores de la Universidad de Glasgow (Reino Unido) que han realizado el trabajo encontraron una asociación entre estos problemas y una menor cantidad de rayos UVB.

En la investigación, que se ha publicado en Scientific Reports, no se encontró sin embargo ninguna relación entre las dificultades para aprender y la exposición a los rayos UVA, por lo que los científicos opinan que esto se debe a los efectos de la luz del sol sobre la producción de vitamina D, ya que los rayos UVB son necesarios para que nuestro organismo elabore este micronutriente, que es muy importante para el correcto desarrollo del cerebro del feto.

Exposición solar en el primer trimestre del embarazo

El 18,8% de los menores incluidos en el estudio (79.616) presentaban una discapacidad de aprendizaje; de estos, 49.770 (23,1%) eran niños y 29.846 (14,4%) eran niñas. Los investigadores detectaron que el inicio del embarazo podría ser la etapa en la que el feto es más vulnerable a una baja exposición de la madre a los UVB.

Los rayos UVB son necesarios para producir vitamina D, un micronutriente clave para el correcto desarrollo del cerebro del feto

También comprobaron que el porcentaje de los que presentaban problemas de aprendizaje variaba dependiendo del mes en el que habían sido concebidos, y oscilaba entre el 16,5% de aquellos concebidos en julio y el 21% de los concebidos en febrero, marzo y abril.

Los bajos niveles de radiación UVB procedente de la luz solar provocan un déficit de vitamina D durante el invierno en países que, como Escocia, se encuentran en latitudes altas, y por ello Jill Pell, la principal autora del estudio, afirma que es necesario realizar ensayos clínicos que confirmen si el consumo de suplementos de esta vitamina durante la gestación podría ayudar a reducir el riesgo de que los descendientes tengan problemas de aprendizaje.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD