PUBLICIDAD

La fecundación in vitro incrementa por diez el riesgo de trombosis

Las mujeres sometidas a tratamientos hormonales o a fecundación in vitro tienen diez veces más posibilidades de presentar trombosis durante la gestación, un problema que supone la primera causa de muerte durante el embarazo.
Escrito por: Natalia Castejón

05/01/2018

Fecundación in vitro

El 10% de las embarazadas tiene alguna complicación derivada de la trombosis durante la gestación.

La técnica de fecundación in vitro y los tratamientos basados en hormonas para conseguir el embarazo multiplican hasta por diez el riesgo de presentar trombosis durante la gestación, un problema que de no controlarse puede tener peligrosas consecuencias para la embarazada. Así se ha expuesto en el estudio internacional ‘Trombosis en el Ámbito de la Mujer’ (TEAM) que ha contado con la participación de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH).

En la investigación también se han obtenido otros datos importantes, como el dato alarmante de que el 10% de las embarazadas tiene alguna complicación derivada de la trombosis durante la gestación e incluso cinco o seis semanas después del parto. Así como que una de cada cuatro mujeres con complicaciones en su fertilidad o en el embarazo presenta una trombofilia genética, causada en la mayoría de los casos por mutaciones en un gen.

La trombofilia es la principal causa de muerte en embarazadas en los países desarrollados

Algunos de los factores de riesgo de la trombofilia (propnesión a desarrollar coágulos sanguíneos) relacionada con la reproducción son los anticonceptivos y los tratamientos hormonales, los embarazos anteriores, así como la diabetes, la obesidad, una edad superior a los 35 años y tener antecedentes familiares de esta enfermedad que es la principal causa de fallecimiento obstétrico en los países desarrollados.

Un estudio en marcha para evitar la trombosis en el embarazo

En base a este primer estudio se ha puesto en marcha otro que realizará la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia (ISTH) entre 2018 y 2020, con el fin de conocer la relación causa-efecto existente entre los problemas de reproducción, como los abortos reiterados, la infertilidad, la preeclamsia o la muerte fetal, y la trombofilia genética.

Según Amparo Santamaría, autora principal, este trabajo tiene el objetivo de crear un protocolo terapéutico para poder evitar la trombosis en el embarazo, así como prevenir la infertilidad y las complicaciones de la insuficiencia placentaria que hacen imposible la gestación o que ésta llegue a término.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD