Las vacunas COVID de ARNm son completamente seguras en embarazadas

Una revisión de la EMA con datos de 65.000 embarazos brinda tranquilidad sobre la seguridad del uso de vacunas ARNm (Pfizer y Moderna), al no mostrar mayor riesgo de complicaciones o abortos ni efectos adversos en el feto.

19/01/2022

Embarazada recién vacunada frente al COVID-19

Aunque varios estudios ya lo apuntaban, en su mayoría eran preliminares o con pocas mujeres incluidas el seguimiento de los efectos de las vacunas frente al COVID-19 en la embarazada o el feto. La Agencia Europea del Medicamento (EMA), en concreto el  grupo de trabajo COVID-19 (ETF), publicó ayer datos que destacan la creciente evidencia científica que indica que las vacunas de ARNm COVID-19 no causan complicaciones en el embarazo para las mujeres gestantes y sus bebés.

PUBLICIDAD

Para llegar a esta tranquilizadora conclusión, este grupo de trabajo realizó una revisión detallada de varios estudios que involucraron alrededor de 65.000 embarazos en diferentes etapas. Dicha revisión no halló ningún signo de un mayor riesgo de complicaciones del embarazo, abortos espontáneos, partos prematuros o efectos adversos en los fetos después de recibir una pauta de vacunación con ARNm (Pfizer o Moderna) frente al COVID-19. A pesar de algunas limitaciones en los datos, los resultados parecen consistentes entre los estudios que analizan estos resultados.

Las vacunas contra el COVID-19 son tan efectivas para reducir el riesgo de hospitalización y muerte en mujeres embarazadas como lo son en personas no embarazadas

Los estudios también demostraron que las vacunas contra el COVID-19 son tan efectivas para reducir el riesgo de hospitalización y muerte en mujeres embarazadas como lo son en personas no embarazadas. Los efectos secundarios más comunes de las vacunas en las personas embarazadas también coinciden con los de la población general vacunada. Incluyen dolor en el lugar de la inyección, cansancio, dolor de cabeza, enrojecimiento e hinchazón en el lugar de la inyección, dolor muscular y escalofríos. Estos efectos suelen ser leves o moderados y mejoran a los pocos días de la vacunación.

PUBLICIDAD

Dado que hasta ahora el embarazo se ha asociado con un mayor riesgo de COVID-19 grave, especialmente en el segundo y tercer trimestre, se alienta a las personas embarazadas o que puedan quedar embarazadas en un futuro cercano a vacunarse de acuerdo con las recomendaciones aportadas por sus países.

Los ensayos clínicos iniciales generalmente no incluyen a personas embarazadas. Como resultado, los datos sobre el uso de las vacunas, como cualquier otro medicamento durante el embarazo, no suelen estar disponibles en el momento de la autorización, pero se obtienen posteriormente. Los estudios en animales con las vacunas COVID-19 no mostraron efectos nocivos en el embarazo o el desarrollo posnatal. La revisión de la evidencia del mundo real, concluye la EMA, sugiere que los beneficios de recibir vacunas de ARNm COVID-19 durante el embarazo superan cualquier posible riesgo para las mujeres embarazadas y los bebés por nacer.

PUBLICIDAD

Actualizado: 20 de enero de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD