PUBLICIDAD

Noticias Embarazo

Los problemas de tiroides aumentan el riesgo de aborto

Los trastornos de tiroides durante el embarazo incrementan la posibilidad de sufrir diversas complicaciones, desde un aborto hasta un parto prematuro, e incluso llegar a afectar a la capacidad intelectual del futuro bebé.
Una mujer se somete a una ecografía de tiroides

Las disfunciones de la tiroides pueden causar complicaciones durante el embarazo

17 de Mayo de 2013

Los trastornos de tiroides durante el embarazo incrementan la posibilidad de sufrir diversas complicaciones, desde un aborto espontáneo hasta tener un parto prematuro, o que el bebé nazca con una disminución de su capacidad intelectual, según ha explicado el coordinador del Grupo de Trabajo de Déficit de Yodo y Disfunción Tiroidea de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), el doctor Sergio Donnay.

Expertos reunidos en el 55 Congreso de la SEEN, han señalado que el hipotiroidismo  –que afecta a alrededor de 700.000 personas en España–, es la patología tiroidea más frecuente, y que las embarazadas se considera uno de los grupos de riesgo en los que esta enfermedad puede tener graves consecuencias si no se establece el tratamiento adecuado, por lo que insisten en que se realicen screening generalizados a las mujeres en estado; como mínimo una prueba al inicio de la gestación o incluso cuando se comienza a planificar el embarazo.

Las embarazadas son uno de los grupos de riesgo en los que el hipotiroidismo, si no se trata, puede tener graves consecuencias

Con motivo de la celebración de la ‘Semana Internacional del Tiroides’, los especialistas han aprovechado para recordar lo importante que es diagnosticar precozmente las alteraciones de esta glándula, y han advertido que, por ejemplo, muchos de los síntomas del hipotiroidismo –fatiga, sequedad de piel, problemas de memoria y dificultad para concentrarse, estreñimiento o intolerancia al frío– pueden pasar desapercibidos cuando son leves, o confundirse con las manifestaciones de otras patologías.

El doctor Donnay, señala que las embarazadas que se encuentren en tratamiento por sufrir algún trastorno tiroideo, deben acudir a revisión cada seis u ocho semanas para comprobar que la tiroides desempeña correctamente su función, y aconseja que todas las gestantes tomen suplementos de yodo, al igual que se hace con el ácido fólico.

Este especialista también ha destacado que cada vez son más los estudios que relacionan un mal funcionamiento de la glándula tiroides con la infertilidad, y que se ha comprobado que si las mujeres con hipotiroidismo que se someten a tratamientos de reproducción asistida siguen un tratamiento adecuado para corregir el trastorno, aumentan sus posibilidades de quedarse embarazadas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD