La telemedicina puede ayudar a mejorar el diagnóstico del autismo

Las herramientas y métodos de evaluación online pueden ayudar a mejorar el diagnóstico temprano de los trastornos del espectro autista (TEA), reduciendo además el estrés de los afectados y sus familias, según un estudio.
Escrito por: Eva Salabert

24/07/2020

Consulta telemática a un niño con problemas de autismo

La telemedicina se emplea ya con éxito en ámbitos como la radiología, la cardiología, la salud mental, y para monitorizar a pacientes con diabetes o hipertensión. Ahora, un nuevo estudio ha revisado por primera vez la literatura científica sobre su uso como apoyo para el diagnóstico de los trastornos del espectro autista (TEA), y ha concluido que las herramientas de evaluación online pueden ayudar a acelerar la detección de estos trastornos.

La investigación, que se acaba de publicar en PLOS ONE, ha mostrado que el uso de herramientas a través de internet en la atención sanitaria –lo que se conoce como telesalud– tiene el potencial de mejorar la calidad de los cuidados destinados a las personas con autismo si se utilizan junto a los métodos tradicionales disponibles.

La telemedicina puede mejorar la calidad de los cuidados de las personas con autismo si se utiliza junto a métodos tradicionales

Desde que se solicita atención médica por un posible TEA hasta que se confirma el diagnóstico pueden transcurrir varios años, una situación que suele deberse a la falta de expertos y a la cantidad de pruebas que pueden ser necesarias, y que hace que este proceso resulte muy estresante para el individuo que finalmente es diagnosticado y para su familia.

Diagnóstico del autismo online versus métodos presenciales

Los autores del nuevo estudio analizaron los datos de 20 años de investigación en campos relacionados con el autismo y la telesalud, resumiendo una muestra inicial de 3.700 artículos a un grupo de 10 para su estudio pormenorizado. Examinaron cuáles de estas metodologías se habían estado usando en el diagnóstico y la evaluación de los niños y los adultos con TEA, y las compararon con los métodos de diagnóstico presencial.

La revisión realizada por estos investigadores reveló dos estrategias principales para usar la telesalud:

  • Método en tiempo real, por ejemplo mediante videoconferencia, que permita que un grupo multidisciplinar de expertos se reúna con la familia para evaluar al niño o adulto, reduciendo la necesidad de desplazarse o de precisar numerosas citas.
  • Método de almacenamiento y envío, en el que los padres o cuidadores pueden subir vídeos que muestren el comportamiento del niño a un portal web, permitiendo que los profesionales médicos observen al menor en su entorno diario y obtengan más información.

El equipo de científicos encontró evidencias de que ambas estrategias resultan convenientes tanto para las familias como para los médicos, tienen precisión diagnóstica, hacen que los familiares tengan un mayor acceso a los especialistas, reducen los costes de la atención sanitaria, permiten que puedan ser observados los comportamientos habituales del paciente en su hogar, en el caso de que los progenitores estén divorciados, facilita que ambos participen en el proceso del diagnóstico.

La telemedicina favorece la colaboración y el intercambio de opiniones entre la familia, los educadores, y los especialistas en TEA

La profesora Sinead Brophy, de la Swansea University Medical School y una de las autoras del trabajo, ha afirmado que los resultados de su estudio muestran que la telemedicina tiene la potencialidad de mejorar la eficacia del proceso diagnóstico de los TEA y puede reducir las demoras, además de favorecer la colaboración y el intercambio de opiniones entre la familia, los educadores, y los especialistas en TEA, por lo que puede resultar tan efectiva como los métodos presenciales en términos de satisfacción para pacientes, familiares y médicos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD