Patentan una bacteria intestinal para tratar ansiedad y depresión

El CSIC ha patentado la bacteria 'Christensenella minuta' –presente en la microbiota intestinal de personas sanas– para su uso terapéutico en el tratamiento de alteraciones del estado de ánimo como la ansiedad y la depresión.
Escrito por: Eva Salabert

29/04/2020

Bacterias intestinales

La Christensenella minuta es una bacteria intestinal con aplicaciones terapéuticas, que ha sido identificada y patentada por científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para tratar alteraciones del estado de ánimo como la ansiedad y la depresión. Estos investigadores están analizando la función que tienen esta y otras bacterias intestinales sobre la salud mental.

Al intestino se le conoce como el 'segundo cerebro' y, como ha explicado Yolanda Sanz, del Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos (IATA-CSIC), cuyo equipo ha desarrollado la nueva tecnología, ya se sabía que entre el intestino y el cerebro existe una comunicación bidireccional “a través del conocido como eje intestino-cerebro”, y que ambos órganos se influyen de forma recíproca “a través de rutas inmunológicas, endocrinas y neurales”.

La microbiota intestinal interviene en la regulación del eje intestino-cerebro, y podría desempeñar una importante función en problemas de salud del cerebro

La científica ha añadido que según revelan numerosas investigaciones la microbiota intestinal interviene en la regulación de dicho eje, y podría desempeñar una importante función en algunos problemas de salud del cerebro como las enfermedades neurodegenerativas y psiquiátricas, incluyendo los trastornos del estado de ánimo. Estos hallazgos abren nuevas vías para desarrollar alternativas terapéuticas que contribuyan a favorecer la salud mental.

Bacterias para combatir problemas de salud físicos y mentales

Las bacterias de la familia Christensenellaceae están presentes en la microbiota intestinal de las personas sanas, y constituyen una prometedora fuente de terapias innovadoras. Según Sanz se está investigando su empleo en el tratamiento de patologías crónicas como la obesidad y las complicaciones metabólicas asociadas y, en este caso, con el objetivo de aplicarse para tratar los trastornos del estado de ánimo.

La nueva tecnología ya ha sido licenciada a LNC Therapeutics, una empresa biotecnológica francesa especializada en la investigación y desarrollo de fármacos en el área del microbioma intestinal, y que continuará con el proceso de investigación, fabricación y comercialización a nivel mundial de la nueva terapia para tratar problemas de salud mental como la depresión y la ansiedad. Además, Sanz afirma que la alianza con esta compañía permitirá acelerar el estudio para comprender los mecanismos por los que la C. minuta patentada ejerce efectos ansiolíticos y antidepresivos a través de rutas endocrinas y neurales.

La nueva patente se ha logrado gracias a los resultados del proyecto europeo MyNewGut, coordinado por la doctora Sanz, y en el que han colaborado investigadores del equipo. Este proyecto ha permitido que se genere un biobanco de bacterias intestinales humanas, que constituye un valioso material biológico que se está analizando para su potencial aplicación en la lucha contra otras patologías, como la obesidad y sus complicaciones metabólicas (como el síndrome metabólico y la diabetes).

Fuente: Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD