Vinculan dormir 5 horas o menos con un mayor riesgo de demencia

Las personas mayores que tienen un sueño deficiente, es decir, que duermen 5 horas o menos, podrían tener el doble de riesgo de desarrollar demencia, y las que tardan más de 30 minutos en conciliar el sueño, un 45% más.
Escrito por: Natalia Castejón

12/02/2021

Dormir menos de 5 horas, más demencia

El sueño es la manera que tiene el cuerpo de resetearse y cargar las pilas para afrontar un nuevo día, y las alteraciones en el descanso pueden pasar una grave factura a la salud. Un estudio del Brigham and Women’s Hospital (EE.UU.) ha descubierto que los adultos mayores que no duermen lo suficiente o tienen problemas para conciliar el sueño tienen más riesgo de desarrollar demencia e incluso morir, en comparación con los que no tienen este tipo de trastorno.

Los resultados de la investigación, que ha visto la luz en la revista Aging, indicaron que aquellos mayores que dormían 5 horas o menos y los que tardaban en conciliar el sueño más de 30 minutos tenían el doble, y el 45% más de riesgo de desarrollar demencia, respectivamente. Además, también se encontró que los trastornos y las deficiencias en el sueño estaban relacionadas con el riesgo de muerte.

Las personas que tenían mala calidad del sueño, dormían la siesta de forma rutinaria o dormían menos de 5 horas al día tenían más riesgo de morir por cualquier causa en los 5 años siguientes

En el estudio participaron 2.812 personas que completaron unos cuestionarios sobre su sueño entre 2013 y 2014, unas respuestas que incluían variables como alteración y deficiencia del sueño, calidad del descanso, duración, ronquidos, estado de alerta o la frecuencia de las siestas, y se pusieron en relación con los informes médicos de los individuos, especialmente en relación con la demencia y a la muerte por cualquier causa hasta 5 años después de que realizaran la encuesta.

El sueño es primordial para la salud del cerebro

Las personas que declararon tener dificultades para mantener el estado de alerta, sufrir una mala calidad del sueño, que tomaban siestas de manera rutinaria o que dormían cinco horas o menos cada noche presentaban un riesgo más elevado de morir. Este trabajo desvela que los problemas de sueño al comienzo del estudio, cuando la edad promedio era de 76 años, estaba relacionada con el doble de riesgo de incidentes de demencia y mortalidad por todas las causas en los cuatro a cinco años siguientes.

“Estos datos se suman a la evidencia de que el sueño es importante para la salud del cerebro y destacan la necesidad de realizar más investigaciones sobre la eficacia de mejorar el sueño y tratar los trastornos del sueño sobre el riesgo de enfermedad de Alzheimer y la mortalidad”, explica Charles Czeisler, autor principal de la investigación.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD