Ejercicio y deporte
Pubalgia
Molesta como pocas, esta lesión, también conocida como hernia del deportista o dolor de ingle, es muy habitual en los futbolistas. Te contamos cómo se trata la pubalgia para acortar al máximo tu recuperación.
Escrito por Dr. Carlos Díez, Jefe de los Servicios Médicos Sanitas – Real Madrid
Tratamiento de una pubalgia

Cuando se ha tenido pubalgia es importante, entre otras cosas, trabajar el abdomen

Tratamiento de una pubalgia

Lo mejor para combatir una pubalgia es el reposo, aunque éste puede complementarse con fisioterapia y osteopatía si necesitamos acortar los tiempos de la lesión. También se pueden prescribir diferentes fármacos para brindar un alivio momentáneo para el dolor localizado en las piernas.

La mayoría de los especialistas también recomiendan la incorporación de rutinas de calentamiento especiales destinadas a mejorar la irrigación de las zonas afectadas y evitar el problema potencial de la pubalgia crónica, que suele presentarse con bastante frecuencia en jugadores de fútbol retirados.

Así, es importante realizar algunas prácticas:

  • Trabajo isométrico de aductores, abductores, recto anterior abdomen y oblicuos.
  • Elongación por posturas excéntricas de isquiotibiales, aductores, abdominales y psoas.
  • Emplear técnicas de electroterapia (magnetoterapia, láser…).
  • Masoterapia (una técnica integrada dentro de la fisioterapia que emplea diversos tipos de masaje con fines terapéuticos) en aductores y abdominales.
  • Masaje transverso profundo o Cyriax en aductores y abdominales: esta técnica se aplica mediante una fricción transversa digital que provoca la movilización a una frecuencia determinada con el fin de producir un efecto analgésico y la reordenación de las fibras de colágeno.
  • Aplicar frío tras una sesión de fisioterapia.

En el momento en que se logre una mejoría de la lesión, se recomienda comenzar un programa de ejercicios de rehabilitación de la zona. De esta manera y de un modo gradual, se podrá reiniciar la práctica de la actividad deportiva, eso sí, evitando siempre y dentro de lo posible los cambios bruscos de dirección.

Si esta lesión llega a hacerse crónica y únicamente en el caso de que el tratamiento conservador fracase, se plantea la opción quirúrgica en el contexto de la medicina deportiva. Con la intervención, los especialistas igualarán las fuerzas del recto anterior del abdomen y la de los aductores para aliviar el exceso de presión que ejercen sobre el pubis estos músculos.

Escrito por:

Dr. Carlos Díez

Jefe de los Servicios Médicos Sanitas – Real Madrid
Dr. Carlos Díez

Entrevista con el experto

El nadador David Meca
“'No quiero' 'No puedo', o 'Ibiza está demasiado lejos para ir nadando', no están en el vocabulario de mi equipo. Hay que rodearse de gente que te motive y te haga ver que todo es posible”

David Meca

Campeón del mundo de natación y autor del libro 'Yo no temo a los tiburones'

Salud en cifras

32%
disminuye la mortalidad cardiovascular en pacientes con insuficiencia cardiaca si hacen ejercicio físico
Fuente: 'Journal of the American College of Cardiology'