PUBLICIDAD

Mente y emociones
Comunicación no verbal
A veces sobran las palabras. Un gesto o una mirada bastan para hacernos entender sin mover los labios. La razón no es otra que nuestro cuerpo también habla. Conoce las claves de la comunicación no verbal.
Escrito por Enrique González, Periodista experto en salud y bienestar

Qué es la comunicación no verbal

El uso del lenguaje es una facultad única de los seres humanos. A través de las palabras transmitimos información, pedimos cosas, trasladamos nuestras opiniones, planteamos ideas, o expresamos sentimientos. Es el principal vehículo que utilizamos para hacernos entender en sociedad. Sin embargo, existen otras maneras de comunicación en las que no reparamos muy a menudo y que, sin embargo, dicen mucho de nosotros. Los gestos, las miradas, las posturas, y toda una serie de elementos intervienen e influyen en la percepción que los demás tienen de nosotros o de lo que decimos. Nuestro cuerpo también habla. Es lo que conocemos como comunicación no verbal.

La comunicación no verbal puede definirse como aquellos mensajes no lingüísticos que trasladamos a otras personas a través de nuestro cuerpo de diferentes maneras. Como explica la psicóloga especialista en comunicación no verbal y corporalidad María Oriol Vico, “los signos no verbales hacen referencia a tres grupos: los formados por los gestos, las posturas corporales y la mirada; los relacionados con el tono de voz y la velocidad al hablar; y los que tienen que ver con la distancia personal que mantenemos al interactuar”.

Hasta hace unas décadas, pocos expertos habían investigado la influencia que tiene nuestro cuerpo en la comunicación. Uno de los pioneros es el antropólogo Albert Mehrabian, que concluyó en sus estudios que las palabras sólo representan un 7% del mensaje que reciben nuestros interlocutores en una conversación, el resto corresponde al tono de la voz que utilizamos y al lenguaje corporal.

Actualizado: 5 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD