La primera caca del bebé podría predecir el riesgo futuro de alergias

La primera deposición del bebé, llamada meconio, no debería pasar desapercibida, pues según un nuevo estudio podría revelar pistas sobre la salud futura del bebé, concretamente su riesgo de presentar alergias en el futuro.
Escrito por: Natalia Castejón

30/04/2021

La primera caca del bebé podría predecir el riesgo de alergias futuras

La primera deposición de los recién nacidos podrían dar muchos datos sobre la salud futura del bebé. Un estudio realizado por un equipo de investigadores de The University of British Columbia (UBC) ha demostrado que las primeras heces de los neonatos podrían indicar el riesgo de que el bebé desarrolle alergias durante el primer año de vida.

La investigación publicada en la revista Cell Reports Medicine, analizado las primeras cacas de 100 bebés inscritos en el Child Cohort Study. Estas primeras heces, llamadas meconio, suelen ser espesas y de color verde oscuro y aunque muchas veces pasan desapercibidas, los investigadores creen que se deberían tener más en cuenta, pues pueden indicar muchas cosas de la salud futura de los neonatos.

El meconio se elimina en el primer día de vida y está compuesto por materiales ingeridos y excretados durante el desarrollo fetal

Concretamente, los autores encontraron que cuántos menos tipos de moléculas diferentes contiene el meconio de un bebé mayor riesgo tiene de desarrollar alergias en el periodo de un año. Por otro lado, también hallaron que una reducción en ciertas moléculas estaba relacionada con variaciones en grupos bacterianos clave, los cuales tienen la función fundamental en el desarrollo y maduración de la microbiota intestinal, un gran ecosistema de microbios intestinales que interfieren en muchos aspectos de la salud.

El meconio como una cápsula del tiempo del feto

“Nuestro análisis reveló que los recién nacidos que desarrollaron sensibilización alérgica al año de edad tenían significativamente menos meconio 'rico' al nacer, en comparación con aquellos que no desarrollaron sensibilización alérgica”, explica Dr. Brett Finlay expone el coautor principal del estudio.

El meconio se suele eliminar durante el primer día de vida y está compuesto por una variedad de materiales que son ingeridos y excretados durante el desarrollo del feto. Entre ellos se encuentran las células de la piel, el líquido amniótico y varias moléculas conocidas como metabolitos, entre otras sustancias.

“El desarrollo de un sistema inmunológico y una microbiota saludable en realidad puede comenzar mucho antes de que nazca un niño”

La Dra. Charisse Petersen, otra de las autoras del estudio, ha explicado que el meconio es como una cápsula del tiempo, que es capaz de indicar a qué estuvo expuesto el feto antes de su nacimiento. Además, asegura que estas primeras heces tienen todo tipo de moléculas que han sido acumuladas en el útero de la madre, y que se convierten en la fuente de alimento inicial para los primeros microbios intestinales de los bebés.

“Este trabajo muestra que el desarrollo de un sistema inmunológico y una microbiota saludable en realidad puede comenzar mucho antes de que nazca un niño, y señala que las pequeñas moléculas a las que está expuesto un bebé en el útero juegan un papel fundamental en la salud futura”, alerta el Dr. Petersen.

Todo esto permite identificar con mucha anterioridad posibles problemas de salud futuros, pudiendo realizar intervenciones tempranas antes de que presenten síntomas o signos de alergia o asma, una enfermedad que es muy común en niños con alergias.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD