PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Mente y emociones

La forma de la superficie del cerebelo, posible causa de autismo

Una investigación, realizada con complejas técnicas de estudio de la imagen, encuentra diferencias en el cerebelo de niños con trastorno del espectro autista, ya que la superficie de su lado derecho es más plana.

16/07/2018

Niño con autismo pintando con tiza un cerebro

Se desconoce el origen del trastorno del espectro autista (TEA), aunque los expertos manejan diferentes teorías, como la combinación de causas genéticas y factores ambientales. A estas hipótesis ahora se suma una nueva: neurobiólogos y psiquiatras del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia (EE.UU.) han descubierto que algunas estructuras peculiares del cerebelo podrían tener relación con el TEA, tal y como han publicado en la edición digital de PLOS ONE.

La novedad de este estudio es que en la mayoría de las investigaciones que se centran en la observación del cerebro para averiguar las causas del trastorno autista no se había tenido en cuenta el cerebelo, una parte del encéfalo situada en la zona de la nuca. Con una estructura muy irregular y complicada, solo constituye el 10% del volumen cerebral, pero contiene el 80% de las neuronas, además de desempeñar un importante papel en el aprendizaje implícito y en la función sensorial y cognitiva.

El cerebelo es una pequeña parte del cerebro, pero contiene el 80% de las neuronas

Para llevar a cabo la investigación se tomaron imágenes del cerebelo por resonancia magnética y para poder visualizar la complicada anatomía de su capa externa les aplicaron una compleja técnica llamada análisis fractal 3D de alta resolución. El estudio se realizó en 20 niños con TEA de 6 a 12 años, y en 18 de edad similar y con un desarrollo normal.

Diferencias en la superficie del lado derecho del cerebelo

Los investigadores comprobaron que los niños con autismo tenían una estructura superficial más plana en el lado derecho del cerebelo, que es precisamente el que se encarga de procesar el lenguaje y, por lo tanto, es posible que esté relacionado con los problemas de comunicación que suelen tener las personas afectadas por este trastorno.

Además, analizando otros datos, como la dimensión fractal, descubrieron que en los niños que padecían TEA, pero presentaban mejores habilidades de comunicación social, o mayores habilidades no verbales, la estructura superficial del cerebelo era más normal.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD