Vinculan la psicosis con un procesamiento defectuoso de la información

Problemas en el cerebro para reconocer y procesar nueva información constituyen la raíz de los delirios psicóticos, y modificar las señales cerebrales defectuosas con medicación ayudaría a mejorar el tratamiento de la psicosis.
Escrito por: Eva Salabert

24/06/2020

Relacionan la psicosis con un procesamiento defectuoso de la información

La dopamina, un neurotransmisor del cerebro, se encarga de ajustar este órgano cuando se enfrenta a una situación novedosa y nos ayuda a responder de forma apropiada, bien actualizando nuestro modelo de realidad, o bien descartando la información recibida por considerarla irrelevante, según concluye un estudio publicado en Molecular Psychiatry.

Los autores de la investigación comprobaron que una región del cerebro denominada cortex frontal superior desempeña un papel clave para indicar el grado de aprendizaje necesario dependiendo de la novedad de la situación, pero los pacientes con psicosis presentan defectos en la activación cerebral en esta región durante el aprendizaje, lo que puede inducirles a creer en cosas que no son reales.

Anomalías en la dopamina, causa de delirios y alucinaciones

El Dr. Graham Murray del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Cambridge, que ha codirigido la investigación, ha explicado que las señales de novedad e incertidumbre en el cerebro son muy importantes para el aprendizaje y la formación de creencias.

En las situaciones novedosas nuestro cerebro compara lo que ya sabemos con la nueva información que recibimos, y la diferencia entre ambos factores es lo que se conoce como error de predicción. El cerebro actualiza sus creencias en base a este error de predicción: un gran número de señales erróneas hace que el modelo del mundo que tiene el cerebro sea impreciso, por lo que aumenta la cantidad de conocimiento que adquiere a través de la nueva información.

Los pacientes con psicosis presentan defectos en el cortex frontal superior del cerebro durante el aprendizaje, lo que puede inducirles a creer en cosas que no son reales

La psicosis es un trastorno que hace que los individuos afectados tengan dificultades para distinguir lo que es real de lo que no lo es, y que conlleva anomalías en un mensajero químico del cerebro denominado dopamina, pero hasta ahora era un misterio cómo afectaba a los delirios y alucinaciones que experimentan los pacientes con este trastorno mental.

En el nuevo estudio participaron 20 pacientes que ya habían padecido psicosis, otros 24 que tenían síntomas leves que les hacían vulnerables a desarrollar el trastorno, y 89 voluntarios sanos. Todos fueron conectados a un escáner cerebral denominado IRM funcional y se les pidió que jugaran a un juego de ordenador. Esto permitió a los científicos registrar la actividad en el cerebro de los participantes mientras se enfrentaban a situaciones con posibles desenlaces diferentes.

En una segunda parte del estudio, se escaneó el cerebro de 59 de los voluntarios sanos después de que tomaran medicamentos que actúan sobre la señalización de la dopamina en el cerebro. Estos fármacos alteraron las respuestas al error de predicción en el cortex frontal superior, que se ajustaron al grado de incertidumbre.

Una vía para desarrollar nuevos tratamientos de la psicosis

El Dr. Kelly Diederen del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del  King’s College London, y que ha codirigido el trabajo junto al Dr. Murray, ha explicado que normalmente la actividad del cortex frontal superior está cuidadosamente ajustada a la señal o nivel de incertidumbre durante el aprendizaje, pero al alterar la señalización de la dopamina con medicación cambiaron la reacción de esta región. Y añade que cuando integraron estos hallazgos con los resultados obtenidos en pacientes con psicosis, descubrieron una vía para el desarrollo de nuevos tratamientos de la psicosis.

Los pacientes con psicosis no tuvieron en cuenta el nivel de incertidumbre durante el aprendizaje

Además de estudiar la activación del cerebro, los investigadores desarrollaron modelos matemáticos de las elecciones que hicieron los participantes en el juego de ordenador para comprender mejor las estrategias que emplean las personas para aprender. Encontraron que los pacientes con psicosis no tuvieron en cuenta el nivel de incertidumbre durante el aprendizaje, lo que puede ser una buena estrategia en determinadas circunstancias, pero causar problemas en otras.

Los problemas de aprendizaje estaban relacionados con alteraciones en la activación cerebral en el cortex frontal superior, y los pacientes con síntomas de psicosis más graves mostraron alteraciones más significativas. Según afirma el Dr. Joost Haarsma, del University College London, y primer autor del estudio, los resultados de la investigación les hacen confiar en que sus modelos teóricos de psicosis son correctos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD