PUBLICIDAD

Embarazo múltiple
En las dos últimas décadas ha aumentado espectacularmente el número de embarazos múltiples a consecuencia, sobre todo, del uso de técnicas de fertilidad. Pero también la genética y la edad de la madre influyen. Conoce sus riesgos y qué cuidados requiere.
Escrito por Redacción de Webconsultas,

Cuidados y consejos para el embarazo múltiple

Aunque los embarazos de más de un feto están considerados como de alto riesgo no debemos preocuparnos, pues si se siguen los tratamientos adecuados prescritos por el médico o ginecólogo y algunos consejos y cuidados que han demostrado ser útiles en el correcto desarrollo de las gestaciones múltiples, no tiene por qué haber ninguna complicación que ponga en riesgo la salud de la madre o de los bebés.

Una vez que el ginecólogo realiza las pruebas pertinentes, como la ecografía, para conocer que el embarazo es múltiple, comenzará un seguimiento que incluirá pruebas y pautas que debe seguir la embarazada para conseguir el mayor tiempo de embarazo posible, pues las gestaciones de más de un feto suelen tener una duración algo menor, aproximadamente entre 29 y 36 semanas, por lo que cuanto más tiempo se consiga prolongar la gestación, menos riesgos asociados se presentarán.

Algunos de los cuidados y consejos que se deben seguir durante el embarazo múltiple son:

  • Embarazada descansando

    Más descanso

    Las embarazadas de dos o más fetos suelen aumentar más de peso que las de uno, por lo que eso sumado al riesgo de parto prematuro en el tercer trimestre hace necesario el reposo de la madre. En muchas ocasiones este descanso total debe comenzar en el segundo trimestre y puede que incluso deba desarrollarse en el hospital, siendo controlada por los sanitarios correspondientes. Todo ello depende de cada caso en particular y debe ser valorado por el ginecólogo o matrona que supervise el embarazo.

  • Alimentación en la embarazada

    Atención en la alimentación

    Llevar una buena alimentación es especialmente importante durante el embarazo, pero si se tiene más de un feto lo es todavía más, pues debes poder dotar a todos ellos de los nutrientes necesarios para que se desarrollen correctamente. Para ello, es importante que aumente la cantidad de calorías y proteínas que se ingieren, siempre con el control de tu médico, además de prestar especial atención al consumo de hierro –para formar los suficientes glóbulos blancos–, calcio –para los huesos– y ácido fólico –que ha demostrado reducir el riesgo de problemas en el tubo neuronal como la espina bífida–, que en la mayoría de los casos requieren de suplementación.

  • Hidratación en la embarazada

    Hidratación óptima

    Beber la suficiente cantidad de agua cada día puede evitar complicaciones del embarazo y reducir el riesgo de parto prematuro. Es normal que, durante el embarazo, y más si es múltiple, acudas al baño con frecuencia por la presión en la vejiga, aun así, no olvides tomar líquidos para mantenerte bien hidratada.

  • Revisiones periódicas al ginecólogo de la mujer embarazada

    Consultas prenatales frecuentes

    Las visitas al ginecólogo-obstetra o matrona van a ser más numerosas que si solo fuese un bebé el que viniese en camino. De manera general se suele acudir al menos dos veces al mes durante el primer y segundo trimestre de embarazo y una vez a la semana a lo largo del tercer trimestre. De esta manera se controla mejor cualquier posible complicación y el peso y nutrición de la madre.

  • Cerclaje cervical

    Cerclaje cervical

    Este procedimiento se realiza a las mujeres que tienen el cuello del útero incompetente. Consiste en cerrar mediante una sutura la abertura del cuello del útero, de esta manera se reduce el riesgo de parto prematuro por la debilidad de esta parte del órgano genital femenino.

  • Fármacos embarazada

    Fármacos corticosteroides

    Son una serie de medicamentos que se administran para ayudar a que los pulmones del feto maduren por completo ante el riesgo de nacimiento prematuro. De esta manera se evita lo que es el principal problema de los partos prematuros, la escasa formación de la estructura pulmonar que hace necesario el ingreso del bebé en la incubadora.

¿Cómo es un parto múltiple?

Los nacimientos de embarazos múltiples conllevan más riesgo, aunque depende de factores como el tiempo de gestación o la posición fetal. En el caso de gemelos o mellizos, si ambos están bien colocados para salir, con la cabeza hacia abajo, será más fácil que se produzca un parto vaginal, siempre y cuando no existan otras complicaciones. Si el primer bebé está con la posición correcta para salir, pero el segundo no, el primero podría salir de manera vaginal y se intentaría dar la vuelta al segundo, si se consigue puede también nacer de esta manera y sino tendría que hacerlo de nalgas o procederse a hacer una cesárea de emergencia.

Este es el motivo por el cual prácticamente todos los partos múltiples se realizan en un quirófano, por si llegado el caso debe cambiarse de técnica de nacimiento. En el caso de que el primer bebé no esté bien colocado, es más difícil que lo haga cuando comparte el espacio, se realizará directamente una cesárea. En el caso de trillizos y embarazos más numerosos se realizan cesáreas.

Actualizado: 8 de Julio de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD