Confirman que la lactancia materna es segura tras la anestesia

Continuar con la lactancia materna tras la anestesia es seguro para el bebé, según la Asociación de Anestesistas norteamericana, que aconseja usar técnicas que reduzcan el uso de opiáceos, como la anestesia local y regional.
Escrito por: Eva Salabert

03/08/2020

Lactancia materna segura tras la anestesia

Las mujeres a las que se les haya administrado anestesia pueden amamantar a sus bebés tan pronto como se despierten porque "los anestésicos y analgésicos no opioides se transfieren a la leche materna en cantidades muy pequeñas", según muestran las evidencias científicas, afirma el Dr. Mike Kinsella, del Comité de Seguridad de la Asociación de Anestesistas, que tiene su sede en el Hospital St Michael's de Bristol, en Reino Unido.

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra entre el 1 y el 7 de agosto, la Asociación de Anestesistas norteamericana ha publicado en la revista Anaesthesia nuevas pautas relativas a la administración de la anestesia que confirman que la lactancia materna es segura tras este procedimiento, aunque advierten, sin embargo, que otros fármacos como los opiáceos y las benzodiacepinas sí deben emplearse con precaución, sobre todo tras el consumo de dosis múltiples y en el caso de bebés de hasta seis semanas de edad (corregidas según la edad gestacional).

En la mujer lactante deben utilizarse técnicas que reduzcan el uso de opiáceos, como la anestesia local y regional, porque interfieren menos en la capacidad de la madre para cuidar a su hijo

En los casos en que la madre esté tomando este tipo de medicación es importante observar al bebé para detectar si el niño presenta signos de somnolencia anormales y depresión respiratoria, sobre todo si la mujer también muestra signos de sedación, explican estos expertos, que recomiendan que en la mujer lactante se utilicen preferiblemente técnicas que reduzcan el uso de opiáceos, como la anestesia local y regional, porque son las que menos interfieren en la capacidad de la madre para cuidar a su hijo.

Interrumpir lo mínimo la rutina de alimentación del bebé

Recomiendan, además, que las mujeres que están amamantando no tomen codeína, por tratarse de una sustancia que puede provocar una excesiva sedación en algunos bebés, debido a las diferencias en el metabolismo. Durante la evaluación preoperatoria de la paciente, los médicos deberán preguntar a las mujeres que tengan hijos de dos años o menos si les dan el pecho, para explicarles que pueden continuar haciéndolo con seguridad tras la cirugía.

Estos especialistas han señalado que es preferible realizar la cirugía de día, siempre que esto sea posible, para interrumpir lo mínimo posible la rutina de alimentación del bebé, y que es necesario que la paciente cuente con la ayuda de un adulto responsable durante las primeras 24 horas tras la intervención, y que debe adoptar precauciones especiales en caso de colecho o para no dormirse mientras alimenta al bebé sentada en una silla, ya que podría no tener la misma capacidad de reacción que en circunstancias normales.

La conclusión a la que llegan los autores de las recomendaciones es que los aspectos farmacológicos de la anestesia y la sedación no tienen un especial impacto en las mujeres lactantes, pero sí es importante apoyar a la madre en el periodo perioperatorio y asesorarla adecuadamente para que la interrupción de la lactancia sea mínima y no afecte al cuidado del bebé.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD