La exposición al bisfenol A aumenta los síntomas de asma en los niños

Los niños varones con asma sometidos a una exposición a elevados niveles de bisfenol A (BPA), un componente químico usado para fabricar algunos tipos de plástico, pueden tener más riesgo de desarrollar síntomas del asma.
Escrito por: Natalia Castejón

29/07/2020

La exposición al bisfenol A podría aumentar los síntomas de asma en los niños

Cada vez son menos los objetos que tienen en su composición bisfenol A (BPA), pues se ha demostrado que esta sustancia puede causar problemas para la salud porque actúa como disruptor endocrino. Un reciente estudio, realizado por investigadores de la Facultad de Medicina y Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg (EE.UU.), ha descubierto su efecto en niños varones, estableciendo que las exposiciones elevadas pueden aumentar la morbilidad del asma.

El estudio, que se ha publicado en Journal of Allergy and Clinical Immunology, ha examinado los efectos del BPA, un químico que se encuentra en productos de consumo como botellas de bebidas o latas de alimentos en conserva, en un grupo de 148 niños y niñas con asma de entre 5 y 17 años (la mayoría afroamericanos), durante un año. Para poder sacar conclusiones analizaron los datos clínicos y las muestras de orina de los participantes.

La concentración media de BPA en la orina de los niños fue de 3,6 nanogramos por mililitro, una cantidad que aumentaba el riesgo de morbilidad del asma

Los resultados indicaron que no había un vínculo estadísticamente significativo entre los niveles de bisfenol A y el asma en las niñas, mientras que sí se encontró en el caso de los menores de género masculino, en los que se observó que los que tenían más niveles de BPA en la orina –síntoma de que están expuestos a este tipo de material– presentaban un riesgo más elevado de desarrollar síntomas del asma. La concentración media de BPA en la orina de los niños fue de 3,6 nanogramos por mililitro.

Los niños también tenían niveles altos de BPS y BPF

También se tuvieron en cuenta los niveles de BPS y BPF, análogos del bisfenol A que se encuentran en latas y tickets de impresoras térmicas. Respecto a ellos encontraron que un nivel diez veces mayor de BPS se asoció con un 40% más probabilidades de haber tenido tos, sibilancias –ruidos al respirar– u opresión en el pecho en las dos últimas semanas. Además, se incrementaron un 84% y un 112% las posibilidades de informar de una visita a cuidados intensivos o a urgencias en los últimos tres meses.

Estudios previos ya habían vinculado el BPA con el desarrollo de asma infantil, pero en este caso los investigadores se centraron en buscar la relación entre dicho químico y la posible exacerbación de los síntomas de esta enfermedad. A pesar de los resultados obtenidos, estos científicos han anunciado que se necesita hacer más estudios y que, de confirmarse sus hallazgos, los niños deberían evitar, o al menos limitar, el contacto con las fuentes de BPA.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD