PUBLICIDAD

La lactancia materna puede reducir el riesgo de ictus en la madre

Las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular futuro se pueden reducir un 23% en las mujeres que amamantan a sus bebés, y cuanto más dura la lactancia materna, más disminuye el riesgo.
Escrito por: Eva Salabert

23/08/2018

Cada vez hay más evidencias científicas sobre los beneficios de la lactancia materna para la madre y el bebé. De hecho, las mujeres que amamantan a sus hijos podrían tener menos probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares o esclerosis múltiple a largo plazo, según sendos estudios al respecto.

Otros estudios también han asociado la lactancia materna con menos riesgo de cáncer de mama y ovario, y diabetes tipo 2. Y, ahora, una nueva investigación que se ha publicado en Journal of the American Heart Association –una revista de la Asociación Estadounidense del Corazón–, ha encontrado una relación entre esta práctica y un menor riesgo de que las mujeres sufran un accidente cerebrovascular durante la posmenopausia.

En el trabajo se examinaros los datos de 80.191 participantes en el estudio observacional estadounidense 'Women's Health Initiative', que contenía los historiales médicos y hábitos de salud de mujeres posmenopáusicas reclutadas entre los años 1993 y 1998, que habían dado a luz a uno o más bebés, y el 58% de las cuales amamantaron a sus hijos en algún momento.

La edad media de estas mujeres al inicio del estudio era de 63,7 años y fueron seguidas durante 12,6 años. El 51% de las participantes había amamantado durante entre uno y seis meses, el 22% durante 7-12 meses, y el 27% durante 13 o más meses. Para realizar el análisis, los investigadores tuvieron en cuenta los posibles factores de riesgo de ictus que no se pueden modificar como los antecedentes familiares y la edad.

Amamantar al bebé durante al menos seis meses conllevó una mayor disminución del riesgo de sufrir un ictus en la posmenopausia

La raza también influye en el riesgo de ictus

Los resultados mostraron que entre las mujeres que practicaron la lactancia materna el riesgo de ictus fue un 23% menor, en promedio, aunque con diferencias en cuanto a la raza, ya que el riesgo disminuyó un 48% en las de raza negra, un 32% en las hispanas, y un 21% en las blancas. Además, en las que habían amamantado a sus bebés durante un mínimo de seis meses el riesgo fue un 19% más bajo, por lo que la mayor duración de la lactancia también conllevó una disminución del riesgo de accidente cerebrovascular.

Los autores del trabajo afirman que la asociación encontrada entre la lactancia materna y el menor riesgo de ictus es consistente, sin embargo, al tratarse de un estudio observacional, no han podido identificar una relación de causa y efecto, por lo que admiten que cabe la posibilidad de que existan otros factores que hayan influido para modificar el riesgo. No obstante, estos expertos avalan la recomendación de amamantar a los bebés durante un mínimo de seis meses para conseguir los beneficios atribuidos a la lactancia, y abogan por nuevas investigaciones que tengan en cuenta el efecto de las características raciales y étnicas sobre el riesgo de accidente cerebrovascular.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD