PUBLICIDAD

Noticias Embarazo

La obesidad en el embarazo aumenta el riesgo de muerte

Un nuevo estudio realizado en Escocia ha revelado que las mujeres que eran obesas durante el embarazo o en el momento del parto tenían un 35% más posibilidades de fallecer prematuramente.
Mujer embarazada con sobrepeso

La obesidad en el embarazo es un factor de riesgo cardiovascular

05 de Septiembre de 2014

Un nuevo estudio realizado por investigadores de las universidades de Edimburgo y Aberdeen (Escocia), y que se ha presentado en el último Congreso Europeo de Cardiología, celebrado en Barcelona, ha revelado que padecer obesidad durante el embarazo puede tener graves consecuencias sobre la salud de una mujer a largo plazo.

Para llevar a cabo su trabajo, los científicos se basaron en un seguimiento a casi 19.000 mujeres que habían sido madres, durante un periodo de 50 años, comprobando así que las que habían sido obesas durante la gestación o en el momento del parto tenían un 35% más posibilidades de fallecer prematuramente que las que mantuvieron un peso normal en esa etapa de sus vidas.

Se observó, además, que existía una asociación directa entre el sobrepeso y la obesidad y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, porque incrementaba el riesgo de sufrir este tipo de patologías un 12% y un 37%, respectivamente.

Las mujeres que habían sido obesas durante la gestación o en el momento del parto tenían un 35% más posibilidades de fallecer prematuramente que las que mantuvieron un peso normal

El organismo ya soporta una importante sobrecarga durante el embarazo, y el sobrepeso puede continuar el resto de la vida, como ha explicado la Dra. Fina Mauri, jefa de la Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, por lo que esta especialista señala que es fundamental prevenir el exceso de peso durante el embarazo, y que hay que insistir en que se adopten hábitos de vida saludables durante este periodo.

Los resultados de otro estudio presentado en el mismo congreso, y realizado en Países Bajos, muestran que el embarazo no provoca un daño permanente en la función cardiovascular de pacientes con cardiopatía congénita. Sin embargo, los expertos señalan que es imprescindible que todas las mujeres que presenten algún tipo de patología cardiovascular –tanto congénita como adquirida–, sean sometidas a un control exhaustivo y a una valoración previa del riesgo que puede suponer para ellas la gestación y el parto.

Las mujeres que habían sido obesas durante la gestación o en el momento del parto tenían un 35% más posibilidades de fallecer prematuramente que las que mantuvieron un peso normal

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD