PUBLICIDAD

Los niños con EII tienen más riesgo de sufrir trastornos psiquiátricos

Padecer una enfermedad inflamatoria intestinal (EII) como colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn durante la infancia aumenta el riesgo de tener problemas de salud mental como depresión, ansiedad y trastornos alimentarios.
Escrito por: Eva Salabert

20/08/2019

Diagnóstico de la cavidad abdominal de un niño realizado con ultrasonido

Ya se sabía que los adultos que sufren patologías intestinales de tipo inflamatorio como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa corren un mayor riesgo de desarrollar un trastorno mental, pero ahora un nuevo estudio revela que también los niños con este tipo de dolencias tienen más probabilidades de sufrir problemas psiquiátricos, e incluso de intentar suicidarse al llegar a la edad adulta.

La investigación que ha llegado a estas conclusiones ha sido realizada por científicos del Instituto Karolinska de Suecia, que analizaron los datos de 6464 niños nacidos entre 1973 y 2013, que habían sido diagnosticados con alguna enfermedad inflamatoria intestinal (EII) (3228 con colitis ulcerosa, 2536 con enfermedad de Crohn, y 700 con EII no determinada), y compararon el riesgo de que estos pacientes desarrollaran trastornos psiquiátricos más adelante con el riesgo que tenían sus hermanos y otros niños sanos de la población general.

El riesgo de trastorno mental era 1,6 veces superior en niños con EII

Durante un periodo de seguimiento de una media de nueve años, alrededor del 17% de los menores con EII fueron diagnosticados con algún problema psiquiátrico en comparación con algo menos del 12% en el caso de los individuos sanos y el 10% de sus hermanos, lo que significa que el riesgo de trastorno mental era 1,6 veces superior en los niños con EII que en los de la población general sin este tipo de enfermedades.

Las EII contribuyen más al desarrollo de trastornos mentales que otros factores como los socioeconómicos, el estilo de vida o la predisposición familiar

Este mayor riesgo se asoció a un gran número de diagnósticos psiquiátricos como depresión, ansiedad, trastornos alimentarios y de la personalidad, TDAH y autismo, y se observó que también aumentaban las probabilidades de que intentaran suicidarse al llegar a la adultez. El riesgo de sufrir problemas de salud mental fue mayor durante el primer año con EII, especialmente en los niños a los que se había detectado la enfermedad antes de los seis años de edad y en aquellos cuyos padres sufrían una patología psiquiátrica.

El estudio, que se ha publicado en JAMA Pediatrics, es de tipo observacional, por lo que no ha podido identificar las causas de esta asociación, pero sus autores afirman que los resultados indican que las EII contribuyen más al desarrollo de trastornos mentales que otros factores como los socioeconómicos, el estilo de vida o la predisposición familiar, y que los niños afectados y sus padres necesitan más apoyo psicológico y un seguimiento a largo plazo para prevenir estos graves problemas de salud.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD