PUBLICIDAD

Gases en el bebé
Nuestro bebé está incómodo, se retuerce y se tira muchos pedetes. Lo más probable es que sufra gases, un mal habitual en recién nacidos. Te explicamos cómo prevenirlos y cómo ayudarle a expulsarlos para aliviar sus molestias.
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

Cómo sacar los gases al bebé y aliviar sus molestias

Madre dando un masaje para expulsar los gases del bebé

Mover las piernas del bebé despues del lactancia puede eliminar los gases.

Un bebé con gases estará irascible, llorón, estirará y encogerá las piernas, tendrá la tripita dura… En definitiva, será fácil identificar que los padece, y es que aunque los gases son benignos, pueden ser muy molestos para los recién nacidos, por lo que hay que aprender a ayudarle a expulsarlos, ya que no son capaces aún de hacerlo por sí mismos.

Te explicamos algunas técnicas sencillas para sacarle los gases a tu bebé y aliviarle en la medida de lo posible:

  • Mientras come: si observamos que durante la toma nuestro bebé está molesto, no hay que esperar al final para sacarle el aire, pararemos, lo sacaremos y seguiremos, y así cuantas veces sea necesario. Lo normal es que el bebé eructe sin problemas, aunque hay algunos a los que les cuesta más, en esos casos, conviene armarse de paciencia e intentarlo en varias posturas. También hay bebés que no eructan al final de las tomas, pero si no da señales de estar molesto, no hay de qué preocuparse. A medida que crecen van aprendiendo a tragar mejor y eructan menos.
  • Hacer la bicicleta: se trata de colocar al bebé acostado boca arriba sobre el cambiador o la cama, cogerle ambas piernas e ir moviéndolas con suavidad como si estuviera pedaleando. Este movimiento facilita la expulsión de los gases por abajo.
  • Darle masajes en la tripa: otra técnica para tratar de sacarle el aire consiste en realizar movimientos circulares en la tripa con las manos en el sentido de las agujas del reloj. Podemos aprovechar el cambio de pañal y ayudarnos con un aceite que calentaremos previamente con las manos. Para este tipo de masaje no hace falta presionar fuerte con las dedos, sobre todo si hace poco que ha comido.
  • Aportarle calor: si llora porque se le ha quedado un gas dentro que le está provocando dolores, también podemos aplicar calor en la tripa, con nuestras propias manos o envolviéndolo bien con algún arrullo, manta o toquilla. Existen asimismo en el mercado almohadas y bandas térmicas diseñadas para bebés. Y es que el calor calma y atenúa el dolor, ya que tiene efecto analgésico.
  • Productos para los gases: en las farmacias y las parafarmacias es posible encontrar productos destinados a combatir los gases del bebé cuya eficacia no ha sido corroborada. Lo mismo sucede con los productos homeopáticos, cuyo efecto suele ser tranquilizar a los padres más que al bebé. Otra de las alternativas de toda la vida y que los pediatras desaconsejan son las infusiones de anís estrellado, ya que tomadas en exceso pueden provocar intoxicaciones graves.

Actualizado: 5 de Septiembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD