Miedo a equivocarse: cómo superarlo y avanzar
No tomar decisiones por miedo a equivocarse no garantiza dejar de cometer errores, porque en realidad el miedo al fracaso te confina a tu zona de confort y te impide avanzar y realizarte como persona. Aprende cómo superarlo.

Consejos para superar el miedo a equivocarse

Actualizado: 22 de noviembre de 2019

No existen fórmulas mágicas para superar el miedo a equivocarse, y es necesario exponerse a él, aunque la resistencia al cambio, y en muchos casos “el miedo al miedo”, suponen un obstáculo a la hora de llevar a cabo este cometido. También es cierto que no podemos afrontar nuestros temores de cualquier manera, especialmente si se trata de miedo patológico, que debemos intentar afrontar de forma estructurada.

Para lograr este objetivo, y conseguir avanzar en tu desarrollo personal hasta alcanzar la autorrealización, te ofrecemos algunas recomendaciones que te permitirán afrontar y superar el miedo a equivocarte de una forma eficaz:

  • Consejos para superar el miedo a cometer errores

     

    Asume que enfrentarnos a lo que no controlamos o al posible error siempre conlleva malestar. Hay personas que han asumido una creencia irracional: que “la vida tiene que ser fácil y no necesito esforzarme”. Un gran error que justifican mirando a los que sí se esfuerzan como seres especiales de cuyas habilidades ellos carecen. Si asumes que a todos nos cuesta dirigir nuestra vida, a ti incluido, te irá mucho mejor.

  • Muchos de los errores tienen solución

     

    A pesar de que te equivoques, habrás avanzado mucho más que si no decides sobre tu propia vida. Muchos de nuestros errores tienen solución; lo que no tiene solución es el avance de las horas y los días, y decir adiós a las oportunidades por miedo a equivocarnos. Las personas más seguras de sí mismas no son las que lo hacen todo bien y se equivocan menos, sino aquellas que confían en sus posibilidades de rectificar.

  • No magnifiques lo malo

     

    No magnifiques lo malo que puede ocurrir; valora si no estás exagerando en sobre las posibilidades de que eso tan malo que temes ocurra, y sobre el impacto que tendrían sus consecuencias “si realmente sucede”.

  • Minimiza las posibilidades de afrontamiento

     

    Deja de minimizar tus posibilidades de afrontamiento; en el caso de que ocurra eso que tanto temes, ¿realmente no eres capaz de hacer nada para resolverlo?

  • Felicítate por tus éxitos

     

    Felicítate por tus éxitos y repasa qué pudo salir mal en cada uno de tus fracasos para construir en lugar de destruirte.

  • Consulta a personas de confiazna

     

    Si te resulta más fácil, consulta a personas de tu confianza o expertas en el tema, pero no dejes recaer sobre ellas la responsabilidad de la decisión. Recuerda el refrán de “pan para hoy, y hambre para mañana”. Hoy habrás salido del paso, pero nadie avanza con los pasos que da otro, a menos que seas un bebé al que hay que llevar en brazos. Pedir ayuda o un consejo de vez en cuando, no es lo mismo que ser dependiente.

Creado: 22 de noviembre de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD