La lactancia materna mejora el rendimiento cardiaco en prematuros

Los bebés prematuros tienen peor función cardiaca, algo que podría mejorar y acercarse a los niveles de los nacidos a términos si son alimentados con leche materna en exclusiva, en vez de con leche de fórmula.
Escrito por: Natalia Castejón

01/09/2021

Bebé prematuro en brazos de su madre

Los bebés que vienen al mundo de forma prematura tienen más riesgo de presentar problemas de salud, como trastornos cardiovasculares, insuficiencia cardiaca, cardiopatías isquémicas, hipertensión pulmonar e sistémica, y tienen más probabilidades de fallecer por una enfermedad cardiovascular. Ahora, un estudio ha encontrado que la lactancia materna podría tener efectos beneficiosos sobre la salud cardiovascular y el desarrollo del corazón de los niños pretérmino.

Los hallazgos de la investigación, que se ha publicado en la revista JAMA Network Open, corroboraron los efectos beneficiosos de la lactancia materna, ya que encontró que una alimentación exclusiva con ella durante los primeros meses de vida podría reducir los riesgos cardiacos y normalizaría algunos de los rasgos físicos coronarios propios de los prematuros.

Los bebés prematuros tienen una función cardiaca anormal que podría recuperarse gracias a la lactancia materna exclusiva tras el nacimiento

Estas características son un volumen biventricular más bajo, una menor longitud, una función sistólica y diastólica reducida y un aumento desproporcionado de la masa muscular, es decir, factores que provocan una función cardiaca deteriorada en comparación con los bebés nacidos tras la semana 37 de gestación.

Menor presión pulmonar que los alimentados con fórmula

Concretamente, los investigadores de la University of Medicine and Health Sciences (Irlanda), la Universidad de Oxford (Inglaterra) y la Escuela de Medicina de Harvard (EE.UU.), entre otros, encontraron que con la lactancia materna en exclusividad los bebés prematuros presentaban una mayor función y estructura del corazón izquierdo y derecho, además de presiones pulmonares más bajas y mejor respuesta del corazón al estrés al cumplir el año de edad, comparado con los que se alimentaron con leche de fórmula.

“Los bebés prematuros tienen una función cardíaca anormal. Sin embargo, aquellos que son alimentados con la propia leche materna demuestran una recuperación de la función cardíaca a niveles comparables a los de los bebés nacidos a término sanos. Los bebés prematuros alimentados con fórmula no demuestran esta recuperación”, aclara Afif EL-Khuffash, director del estudio.

Según el experto, esta investigación proporciona la primera evidencia científica de la asociación entre el tipo de nutrición posnatal tras el nacimiento prematuro y la función cardiaca en el primer año de vida. Además, añade beneficios que fortalecen todavía más las razones para optar por la lactancia materna como alimentación de los neonatos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD