PUBLICIDAD

Asocian la pérdida del cabello a la contaminación atmosférica

La contaminación del aire podría provocar calvicie, según un estudio que relaciona la presencia de partículas PM10 y PM2.5 y una reducción en los niveles de beta-catenina, una proteína clave en el crecimiento del cabello.
Escrito por: Eva Salabert

10/10/2019

Mujer sufriendo la pérdida de cabello

Una nueva investigación ha demostrado que al exponer células de la papila dérmica de los folículos pilosos (HFDPC) presentes en el cuero cabelludo de las personas a diferentes concentraciones de partículas PM10 –que tienen un diámetro de 10 micrómetros o menos– y PM2.5 –cuyo diámetro es de 2.5 micrómetros o inferior–, disminuyen los niveles de beta-catenina, una proteína que interviene en el crecimiento del cabello.

Estas partículas contaminantes y perjudiciales para la salud, se generan a través de la quema de combustibles fósiles como la gasolina, el diésel, el carbón, el petróleo o la biomasa y por las emisiones de actividades industriales como la fabricación de materiales para la construcción como el cementos, o la minería, y según los resultados del estudio podrían ser una de las causas de la alopecia o calvicie.

Los contaminantes del aire afectan al crecimiento del cabello

Los autores del trabajo, presentado en el 28º Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología, emplearon un método conocido como electrotransferencia o Western Blot, que permite detectar los niveles de proteínas específicas en las células, y comprobaron que al cabo de 24 horas de exposición a las partículas de diésel y PM10 no solo se reducían los niveles de beta-catenina, sino también los de otras tres proteínas –ciclina D1, ciclina E y CDK2– implicadas en el crecimiento y la conservación del cabello.

Tras 24 horas de exposición a las partículas de diésel y PM10 se reducían los niveles de varias proteínas implicadas en el crecimiento y la conservación del cabello

Hyuk ChulKwon, del Future Science Research Center en la República de Corea y principal investigador, ha explicado que hasta ahora apenas se había estudiado el impacto de la exposición de la piel y el cabello a los contaminantes del aire, aunque sí se conocen otras consecuencias de la polución atmosférica sobre la salud, como el aumento del riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, cáncer o EPOC, y añade que sus hallazgos muestran cómo estos contaminantes pueden provocar la pérdida del cabello.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD