PUBLICIDAD

Hallan las claves para tratar las reacciones alérgicas por anisakis

El genoma de nematodos del género Anisakis contiene numerosos alérgenos alimentarios –según un estudio del CSIC–, un hallazgo que ayudará a mejorar el tratamiento de las reacciones alérgicas características de la anisakiasis.
Escrito por: Eva Salabert

17/08/2018

Ilustración de una persona afectada por el anisakis

© metamorworks / stock.adobe.com

Una nueva investigación dirigida por expertos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha encontrado 937 secuencias génicas de 121 alérgenos alimentarios distintos –tanto propios, como de otros seres vivos– en el genoma de nematodos del género Anisakis, un hallazgo que contribuirá a facilitar el tratamiento de las reacciones alérgicas que provoca este parásito.

El estudio, que se ha publicado en BMC Genomics, se ha centrado en el análisis genético de dos especies de Anisakis: A. simplex sensu stricto y A. pegreffii, y del híbrido entre ambas que, junto a la conocida como A. berlandi son las principales especies responsables de la enfermedad denominada anisakiasis, que se caracteriza por síntomas agudos de dolor en la boca del estómago y en el abdomen, náuseas, diarrea y graves reacciones alérgicas.

El coordinador del trabajo, Alfonso Navas, investigador del CSIC y del Museo Nacional de Ciencias Naturales, ha calificado al Anisakis como una “bomba alergénica”, y ha explicado que sus hallazgos podrían explicar por qué se producen casos de sensibilización o reacción cruzada de pacientes de anisakiasis al exponerse a otras fuentes de alérgenos, o de los individuos a los que se trata como alérgicos a otros agentes, y que manifiestan los síntomas a estos después de exponerse alguna de las especies del género Anisakis.

Los hallazgos podrían explicar por qué se producen casos de sensibilización o reacción cruzada de pacientes de anisakiasis al exponerse a otras fuentes de alérgenos

Marco de referencia para las 12 especies del género Anisakis

La anisakiasis tiene una significativa incidencia en la población española, y ahora, añade Navas, disponemos de una herramienta que contribuirá a mejorar el seguimiento de esta intoxicación alimentaria, ya que conocer la especie de Anisakis que ha provocado las manifestaciones clínicas en el paciente y su potencial alergénico –existen 12 especies en total–, así como el tipo de pescado en el que se encontraba el nematodo, será de gran ayuda para tratar las reacciones alérgicas que produce, y para averiguar cuál es el papel que desempeñan estos gusanos tanto en las reacciones cruzadas, como en al sensibilización a otros alérgenos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD