PUBLICIDAD

La dieta mediterránea mejora la microbiota mamaria y protege del cáncer

La dieta mediterránea puede aumentar las bacterias beneficiosas que forman parte de la microbiota de las mamas de las mujeres, y ayudar así a disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de pecho, según un estudio.
Escrito por: Caridad Ruiz

05/10/2018

Madre e hija preparando comida mediterránea

Foto de Freepik © prostooleh

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Wake Forest (EE.UU.) han descubierto que la microbiota de las mamas –es decir, las bacterias que residen en ellas– puede proteger, o no, frente al cáncer de pecho. Así, ayuda a prevenir la aparición de tumores de mama si la mujer sigue una dieta mediterránea, porque se desarrollan probióticos con un efecto protector. En cambio, si su dieta se basa en alimentos grasos y con muchos azúcares, la microbiota se plaga de bacterias malas, que pueden llegar a ser un factor de riesgo para el desarrollo de tumores mamarios.

Esta es la primera vez que se estudian estos microorganismos fuera del tracto intestinal, y en concreto en la glándula mamaria. La investigación, publicada en Cell Reports, se realizó con 40 monas macacos, dado que el funcionamiento de la mama de estos animales es muy similar al de la hembra humana, y por ello son un modelo para el estudio del cáncer de pecho. Los científicos estadounidenses descubrieron que la dieta mediterránea aumentaba los probióticos o Lactobacillus que protegen frente al cáncer, y que son los que se suelen encontrar en los preparados de probióticos de consumo oral. Incluso en estudios anteriores, al analizar tumores malignos y benignos, ya se había encontrado que en los primeros había menos Lactobacillus que en los quistes buenos.

Para prevenir el cáncer de mama: frutas y verduras

Para la investigación se dividió a los macacos hembra en dos grupos: a uno le alimentaron con alimentos ricos en grasa, azúcares y comidas muy procesadas, y al otro con dieta mediterránea. A los 31 meses de iniciar el experimento, los primates que habían consumido vegetales, frutas, frutos secos…, tenían en su tejido mamario 10 veces más cantidad de Lactobacillus, y que eran más elevados los niveles de algunos metabolitos que pueden disminuir el riesgo de cáncer de mama.

Los 'Lactobacillus' presentes en la microbiota de las mamas podrían ayudar a proteger frente al cáncer de pecho

Las conclusiones de este trabajo pueden ser el punto de partida para otras investigaciones centradas en el uso de suplementos orales de probióticos para influir en la microbiota mamaria. También los científicos anuncian que van a estudiar si suministrar preparados de aceite de pescado puede aumentar las poblaciones microbianas que contribuyen a reducir el riesgo de cáncer de mama

Estudios previos han demostrado que el tabaco, las bebidas alcohólicas y el consumo de alimentos ricos en grasa, azúcares y procesados aumentan el riesgo de desarrollar tumores malignos, mientras que la dieta mediterránea, basada en verduras, legumbres, frutas, pescado, aceite de oliva, protege frente al cáncer, ya sea de mama o de otro tipo.

También ayuda a prevenir el crecimiento de células malignas en el tejido mamario la práctica regular de ejercicio (al menos cuatro horas a la semana), y evitar el sobrepeso y la obesidad, sobre todo en la menopausia. Este tumor es el más frecuente en las mujeres occidentales. Solo en España se diagnostican cada año unos 26.000 casos nuevos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD