PUBLICIDAD

Un aditivo alimentario resta eficacia a la vacuna contra la gripe

Un aditivo alimentario de uso frecuente –el tBHQ– debilita la respuesta inmune del organismo para combatir la gripe, agravando sus síntomas, y puede disminuir la eficacia de la vacuna contra esta infección.
Escrito por: Eva Salabert

09/04/2019

Carne con un aditivo alimentario que resta eficacia a la vacuna contra la gripe

Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan, en Estados Unidos, han llevado a cabo un estudio con ratones que ha revelado que el terbutilhidroquinona (tBHQ), un aditivo alimentario que se emplea con frecuencia en la elaboración de productos como galletas, fritos o carne congelada, puede reducir la capacidad del cuerpo para luchar contra la gripe, empeorando sus síntomas, y afectar a las células T –un componente clave del sistema inmune–, disminuyendo también de esta forma la efectividad de la vacuna antigripal.

Las células T CD4 se encargan de coordinar la respuesta inmunológica cuando un individuo contrae el virus de la gripe, mientras que las células T CD8 atrapan y eliminan a las células infectadas. Los investigadores comprobaron, sin embargo, que cuando los ratones ingerían una dieta que había sido enriquecida con tBHQ –en una cantidad que simulaba la del consumo humano– la activación de ambos tipos de células inmunes se ralentizaba, por lo que el virus se eliminaba de manera más lenta y los animales presentaban inflamación generalizada y producción de mucosidad en los pulmones.

Observaron, además, que cuando los roedores se infectaban con otra cepa de gripe diferente, pero relacionada con la anterior, la enfermedad era más prolongada en los del grupo tBHQ, y también perdían más peso, lo que indica que el aditivo influye sobre la “respuesta de la memoria” que suele preparar al sistema inmune para luchar contra una segunda infección y que resulta clave para que las vacunas funcionen correctamente, según ha explicado Robert Freeborn, uno de los autores del trabajo.

La gripe estacional, un problema de salud mundial

El hallazgo podría contribuir a explicar por qué los brotes de gripe estacional siguen siendo un problema de salud a nivel mundial a pesar de la extensión de las campañas de vacunación en la población más vulnerable, como las personas mayores, y por qué cada año fallecen entre 290.000 y 650.000 personas a consecuencia de problemas respiratorios asociados a esta enfermedad.

Cada año fallecen entre 290.000 y 650.000 personas a consecuencia de problemas respiratorios asociados a la gripe

A pesar de todo, este experto ha recordado que la vacuna sigue siendo la mejor forma de prevenir la gripe porque aunque es posible contagiarse tras la vacunación, se ha demostrado que la duración y la gravedad de la infección se reducen significativamente gracias a la profilaxis. Ahora, el objetivo de los investigadores es analizar muestras de sangre humana para estudiar con mayor precisión cómo afecta el tBHQ a la actividad de las células T.

Mientras tanto, y como resulta difícil averiguar la cantidad de este aditivo al que estamos expuestos porque esta información no siempre figura en el etiquetado de los productos –por ejemplo, cuando ha sido usado en la elaboración de algunos alimentos que compramos listos para consumir–, Freeborn recomienda optar por una dieta baja en grasas y en la que se limiten o eliminen los aperitivos procesados, ya que el tBHQ se usa sobre todo para estabilizar las grasas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD