Crean un hidrogel inyectable que repara los tejidos desgarrados

Crean un biomaterial inyectable –un hidrogel– que se adhiere a los tejidos blandos y sirve como un 'pegamento' para tratar desgarros en los mismos, facilitando su curación y evitando suturas que pueden dañar la zona lesionada.
Escrito por: Eva Salabert

15/04/2021

Nuevo hidrogel repara desgarros

Un accidente de tráfico o doméstico, o una caída mientras practicas deportes como el esquí, el patinaje o el ciclismo, pueden tener como consecuencia un desgarro en los tejidos blandos. Para repararlo es necesario realizar suturas, que pueden dañar esos tejidos y que no siempre obtienen buenos resultados porque en algunos casos, como ocurre con el cartílago o la córnea, puede que no se mantengan unidos de forma homogénea, por lo que hace años que los científicos tratan de crear pegamentos para unir tejidos blandos que sean capaces de resistir las tensiones mecánicas que se producen en el cuerpo.

Ahora, un equipo de científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), en suiza, ha desarrollado un nuevo hidrogel –compuesto por más de un 85% de agua– que podría ser una buena solución para tratar este tipo de lesiones, ya que está elaborado con un biomaterial inyectable que se adhiere a diferentes tejidos blandos y se puede usar para unir de nuevo la zona desgarrada sin causar efectos secundarios. Los resultados de su estudio se ha publicado en Macromolecular Rapid Communications.

Un 'pegamento' para unir los tejidos desgarrados

El nuevo hidrogel con propiedades adhesivas se puede inyectar en cualquier parte del cuerpo. Peyman Karami, becario postdoctoral del laboratorio de biomecánica en ortopedia, ha explicado que “la originalidad de este material es que cambia de consistencia. En el momento de la inyección, se encuentra en forma líquida. Luego, una fuente de luz lo endurece mientras promueve su adhesión a los tejidos”.

“Pruebas 'in vitro' han demostrado que este hidrogel se adhiere a diversos tejidos como cartílago, menisco, corazón, hígado, pulmones, riñones, e incluso la córnea”

Los investigadores lo consiguieron modificando el polímero base del gel con la adición de moléculas que desempeñan un importante papel en la unión de los tejidos. Una de ellas, denominada DOPA, procede de los mejillones. y, como ha explicado Dominique Pioletti, profesor de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Ingeniería, “gracias a esta molécula, los mejillones pueden adherirse firmemente a cualquier material, orgánico o no”.

El segundo componente utilizado es un aminoácido que produce de forma natural el cuerpo humano. La gran ventaja de ambas moléculas es que no provocan reacciones en el organismo humano, a diferencia de ciertos pegamentos médicos, lo que, según destaca Peyman Karami “hace que nuestro gel sea completamente biocompatible”.

El hidrogel es biodegradable y se absorbe a medida que cicatriza el tejido dañado y en su composición se pueden incluir medicamentos que faciliten la cicatrización

El hidrogel es biodegradable y se absorbe a medida que cicatriza el tejido dañado y, además, en su composición se pueden incluir medicamentos o células que faciliten la cicatrización de dicho tejido, lo que supondría un gran beneficio en casos en los que este no se regenere espontáneamente, como ocurre con el cartílago.

Pioletti ha afirmado: “Nuestras pruebas in vitro han demostrado que este hidrogel se adhiere a diversos tejidos como cartílago, menisco, corazón, hígado, pulmones, riñones, e incluso la córnea. Hicimos una especie de gel universal”. Este científico espera que el hidrogel esté listo para ser comercializado dentro de cinco años.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD