PUBLICIDAD

Una técnica sin cirugía resulta eficaz para tratar el codo de tenista

La embolización arterial transcatéter (TAE) –una terapia no quirúrgica que reduce el flujo sanguíneo anormal en la zona afectada para aliviar la inflamación y el dolor– demuestra ser eficaz para tratar el codo de tenista.
Escrito por: Eva Salabert

27/03/2019

Codo de tenista

El codo de tenista o epicondilitis es un trastorno crónico que afecta a la zona exterior del codo –el epicóndilo– provocando dolor e inflamación, e incluso pérdida de fuerza del brazo. Se produce a consecuencia del estrés al que se somete a esta musculatura cuando se realizan ciertas actividades de forma reiterada, como los movimientos asociados a la práctica del tenis, o a los gestos rutinarios de algunos profesionales (desde carpinteros, a limpiadores u operarios de una cadena de montaje, entre otros).

Ahora, los resultados de una nueva investigación –publicada en Journal of Vascular and Interventional Radiology– pueden suponer una esperanza para los afectados –que en ocasiones se ven obligados a recurrir a métodos invasivos como la cirugía mayor para solucionar el problema–, ya que ha demostrado que es posible aliviar tanto el dolor como la inflamación empleando una técnica no quirúrgica y guiada por imagen denominada embolización arterial transcatéter (TAE), que disminuye el flujo sanguíneo en el área lesionada.

Los pacientes con epicondilitis tratados con TAE experimentaron una significativa reducción del dolor y una mejoría en la tendinosis y el desgarro

Para realizar el tratamiento con TAE –que dura alrededor de una hora, bajo anestesia local– solo es necesario practicar un orificio de aguja para acceder a la arteria radial de la muñeca y llegar al codo a través de esta con un catéter para embolizar los vasos sanguíneos, evitando así el exceso de flujo sanguíneo que afecta a la zona del codo que presenta la lesión. Se trata de una opción terapéutica eficaz y segura, que no daña los huesos, cartílago o músculos circundantes, y que no precisa fisioterapia.

La TAE redujo el dolor y mejoró la tendinosis

Yuji Oduno, fundador de la Okuno Clinic (Japón) y principal autor del estudio –que se ha presentado en la Reunión Científica Anual 2019 de la Sociedad Americana de Radiología Intervencionista–, ha explicado que estaban interesados en comprobar si esta técnica –que ya se emplea en otras zonas del cuerpo– podría resultar eficaz en el tratamiento de la epicondilitis, y ayudar a los pacientes a recuperar la variedad de movimientos necesarios para realizar las tareas cotidianas.

El equipo de Okuno llevó a cabo un estudio prospectivo con 52 personas que padecían codo de tenista y no habían respondido a otras terapias y que se sometieron a la TAE entre marzo de 2013 y octubre de 2017, y los siguieron durante los cuatro años posteriores al tratamiento.

Los investigadores utilizaron diversos métodos de evaluación –como el 'Patient-rated Tennis Elbow Evaluation'– que les permitieron confirmar que estos pacientes habían experimentado una significativa reducción del dolor. Y en las imágenes que se tomaron a 32 de ellos dos años después de la terapia se apreció una mejoría en la tendinosis (degeneración del tendón) y el desgarro.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD