PUBLICIDAD

Recibir gestos diarios de amor mejora el bienestar psicológico

Sentirse querido en el día a día por aquellos que nos rodean podría generar un sentimiento de optimismo que podría ayudar a mejorar el bienestar emocional de las personas, según ha descubierto un reciente estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

27/11/2019

Gestos de amor

A todos nos gusta recibir el cariño de nuestros amigos, familiares y de las personas que nos rodean. Es algo que nos hace sentir mejor. Esto, que cualquiera podría intuir, ha sido medido y demostrado en un estudio realizado por un grupo de investigadores del Penn State Institute for Computational and Data Sciences (ICDS) (EE.UU.).

En el trabajo, que se ha publicado en la revista Personality and Individual Differences, ha contado con dos estudios internos diferentes, uno hecho con 52 personas de edades dispares y otro de 160 estudiantes de pregrado. En ambos se llegó a la misma conclusión, aquellos que habían sentido más experiencias de conexión y amor en su vida cotidiana presentaban unos niveles mucho más altos de bienestar psicológico, que incluía un mayor sentimiento de optimismo. Además, los que tuvieron mayor sensación de cariño solían tener una personalidad más extrovertida y los que menos una más neurótica.

Focalizarse en los actos de cariño diarios

Los participantes del estudio recibieron seis notificaciones al día, a horas al azar, durante cuatro semanas, en las que se les indicaba que debían evaluar su percepción del amor recibido y su nivel de bienestar. Gracias a esto pudieron descubrir que las experiencias de cariño se vieron incrementadas a lo largo del estudio, un hecho que, según los investigadores, podría deberse a que los mensajes de recordatorio que enviaban para fijarse en los gestos de cariño de los demás hacia los participantes, hacían que estos pudieran haber ido aumentando su percepción general de ser amados.

Una buena manera de mejorar el bienestar emocional es enfocándose más en las cosas buenas que nos suceden

Zita Oravecz, una de las autoras de la investigación, ha explicado que una de las cosas que han observado es que cuando se pide a las personas que se centren en las cosas positivas que les pasan a lo largo del día, la conciencia que tienen de las cosas buenas comienza a aumentar. Por tanto, creen que una buena manera de mejorar el bienestar emocional es prestando atención a las cosas buenas habituales, y enfocándose en ellas.

Sin embargo, hay que matizar que el estudio realizado es de carácter observacional, por lo que no se han extraído conclusiones en cuanto a una causa-efecto, lo único que han podido corroborar es que existe una relación entre el cariño o amor que nos brindan los demás y nuestra propia estabilidad psicológica. Aun así, los autores pretenden seguir estudiando a fondo los hallazgos con el fin de diseñar algunas intervenciones que ayuden a las personas a mejorar su bienestar.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD