PUBLICIDAD

Hallan un compuesto capaz de neutralizar el tóxico que causa botulismo

Identifican una sustancia –el nitrofenil psoraleno– que podría resultar un eficaz antídoto contra la neurotoxina botulínica, un tóxico que provoca botulismo, daña las neuronas, y puede paralizar órganos vitales.
Escrito por: Eva Salabert

07/11/2018

Concepto de contaminación de alimentos

El botulismo es una grave enfermedad que se contrae al ingerir alimentos contaminados por la bacteria Clostridium botulinum, y que si no se diagnostica y trata a tiempo puede llegar a causar la muerte del afectado. Por eso es tan importante el hallazgo de un grupo de científicos estadounidenses, que han logrado identificar una sustancia capaz de inhibir la neurotoxina botulínica, y que podría emplearse para disminuir la parálisis muscular asociada al botulismo.

En concreto, el equipo de investigadores, que pertenece al Centro de Investigación Botulinum en el Instituto de Ciencias Avanzadas (EE.UU.) ha descubierto un compuesto, denominado nitrofenil psoraleno (NPP), que constituye un potencial antídoto contra la neurotoxina botulínica, un tóxico tan potente que actualmente se considera una posible arma biológica.

El nitrofenil psoraleno revirtió la parálisis muscular en ratones

En la investigación, que se ha publicado en Applied and Environmental Microbiology, ha utilizado datos procedentes de trabajos realizados por la Universidad de Nueva Delhi sobre las bases bioquímicas del ayurveda, una medicina tradicional india que utiliza plantas y productos naturales con menos toxicidad que las sustancias químicas. En total, se analizaron alrededor de 300 compuestos naturales, y se comprobó que el NPP ejerce un intenso efecto contra la neurotoxina botulínica, un veneno para las neuronas que provoca la parálisis de órganos vitales.

La neurotoxina botulínica es un potente tóxico contra el que aún no existe ningún antídoto eficaz, por lo que se considera una posible arma biológica

Los investigadores comprobaron que este compuesto antibotulínico lograba revertir la parálisis muscular en ratones que previamente habían sido expuestos a la variedad más tóxica de esta neurotoxina, la tipo A. Posteriormente, la sustancia también se probó en células humanas, y se observó que presentaba una baja toxicidad.

En Estados Unidos los derivados de los psoralenos ya están aprobados para su uso como medicamentos, por lo que es probable que se acelere el proceso para autorizar este antídoto contra el botulismo, que no solo constituye una intoxicación alimentaria, sino que las esporas de la bacteria Clostridium botulinum también pueden contaminar heridas y colonizar el tracto digestivo de bebés y niños.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD