Menos riesgo de demencia y daño de memoria con la dieta mediterránea

Seguir la dieta mediterránea podría proteger al cerebro de la acumulación de las proteínas anormales amiloides y tau, responsables de la pérdida de memoria y la aparición de demencias como el alzhéimer, según un nuevo estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

07/05/2021

Dieta mediterránea protege ante demencia

Las proteínas anormales llamadas amiloide y tau son las responsables de la pérdida de memoria en las personas y de la aparición de demencias como la enfermedad de Alzheimer. Ahora una investigación ha descubierto que seguir la dieta mediterránea podría proteger al cerebro de la acumulación de estas sustancias nocivas.

“Nuestro estudio sugiere que consumir una dieta alta en grasas insaturadas, pescado, frutas y verduras, y baja en lácteos y carnes rojas, en realidad puede proteger su cerebro de la acumulación de proteínas que puede conasducir a la pérdida de memoria y la demencia. Estos resultados se suman al cuerpo de evidencia que muestra que lo que come puede influir en sus habilidades de memoria más adelante”, explica Tommaso Ballarini, del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas (DZNE) en Bonn (Alemania), uno de los autores del estudio publicado en la revista Neurology, la revista de la Academia Americana de Neurología.

Cada punto más bajo obtenido en la escala de la dieta mediterránea equivalía a un año de envejecimiento cerebral

El amiloide es una proteína que se agrupa en el cerebro formando placas y la tau genera ovillos. Estas dos proteínas se han encontrado en los cerebros de pacientes con alzhéimer, por lo que se cree que están relacionadas con la enfermedad, sin embargo, los investigadores alertan de que también se han observado en personas mayores con una cognición normal.

Análisis del volumen cerebral y del líquido cefalorraquídeo

En el estudio participaron 512 personas, 343 de ellas con un riesgo elevado de desarrollar alzhéimer y 169 cognitivamente sanas. Los participantes respondieron a cuestionarios en los que informaban sobre su tipo de alimentación, y se analizó su capacidad de lenguaje, función ejecutiva y memoria, se les realizaron escáneres cerebrales para conocer su volumen cerebral y se estudió el líquido cefalorraquídeo de 226 de ellos, en los que se buscaron biomarcadores de proteína amiloide y tau, observándose que aquellos que no seguían tan estrechamente la dieta mediterránea presentaban niveles más elevados de biomarcadores de amiloide y tau.

Tras ajustar factores que podrían influir en los resultados como la edad, el sexo o la educación, se comprobó que en el área del cerebro más relacionada con el alzhéimer cada punto más bajo obtenido en la escala de la dieta mediterránea equivalía a un año de envejecimiento cerebral. Además, los test de memoria mostraron que las personas que no seguían este tipo de alimentación obtuvieron peores puntuaciones.

“Se necesita más investigación para mostrar el mecanismo por el cual una dieta mediterránea protege al cerebro de la acumulación de proteínas y la pérdida de la función cerebral, pero los hallazgos sugieren que las personas pueden reducir su riesgo de desarrollar alzhéimer al incorporar más elementos de la dieta mediterránea en su dieta diaria”, aclara Ballarini.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD