PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Embarazo

Las embarazadas tienen el triple de riesgo de sufrir un ictus

Durante el embarazo y el puerperio las mujeres tienen tres veces más riesgo de padecer un ictus, que afecta a 30 de cada 100.000 embarazadas, y que puede causarles secuelas incapacitantes de por vida.
Escrito por: Natalia Castejón

30/01/2018

Mujer embarazada con dolor en la cabeza

Se dan 30 casos de ictus por cada 100.000 mujeres embarazadas.

Estar embarazada puede conllevar un riesgo tres veces mayor de tener un ictus o accidente cerebrovascular, según han declarado los expertos que han participado en el Simposio sobre enfermedades neurológicas y psiquiátricas durante el embarazo y el puerperio, celebrado este mes de enero en el Hospital Universitario La Paz de Madrid.

En el evento se ha aportado una gran cantidad de información sobre este tipo de enfermedades, siempre desde el punto de vista de la gestación, y entre estos datos destaca la incidencia actual de los accidentes cerebrovasculares durante el embarazo, que supone 30 casos por cada 100.000 mujeres, de las que un 22% sufre secuelas que le provocan incapacidad durante toda la vida, un problema que además es el responsable del 12% de los fallecimientos de embarazadas.

El 22% de las embarazadas que sufren un ictus tienen secuelas incapacitantes durante el resto de su vida

El riesgo de ictus hemorrágico en las gestantes podría incluso aumentar más si estas toman sin prescripción fármacos anticoagulantes o antiagregantes, por lo que los expertos del hospital han subrayado la importancia de la prevención, y de extremar el control de la preeclamsia, un trastorno relacionado con la hipertensión y elevados niveles de proteína en la orina durante el embarazo, que se da en el 8% de las gestaciones, y cuyo correcto abordaje podría reducir el número de afectadas por un ictus.

Meningitis y trastornos mentales, otros problemas

En el tercer trimestre las mujeres embarazadas tienen un sistema inmune más debilitado, por lo que el riesgo de infección neurológica aumenta. En este periodo es cuando ataca la meningitis causada por la bacteria listeria y el neumococo, que resulta muy peligrosa, pues puede acabar con la vida de la madre y del bebé. Su incidencia es pequeña –0,5 casos por cada 100.000 gestaciones– pero aun así no se debe olvidar.

Además, durante todo el embarazo y el puerperio –unas seis semanas después del parto– la mujer es más vulnerable a desarrollar o sufrir una exacerbación de enfermedades psiquiátricas o aquellas relacionadas con el estado emocional, como la depresión o los trastornos de la conducta alimentaria, por lo que los expertos han explicado que se debe hacer un seguimiento más exhaustivo a las mujeres que tengan antecedentes de este tipo de problemas y a aquellas a las que se los hayan diagnosticado durante la gestación o el posparto, para mejorar su bienestar y minimizar las posibles secuelas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD