PUBLICIDAD

Desequilibrios en neurotransmisores pueden originar trastornos mentales

Problemas de salud mental como la depresión, la ansiedad, el trastorno bipolar o el autismo podrían tener su origen en un desequilibrio entre los neurotransmisores excitadores e inhibidores, según un estudio en ratones.
Escrito por: Eva Salabert

29/06/2018

Trastornos mentales

Los autores consiguieron revertir los síntomas funcionales y comportamentales de los ratones.

Un ligero desequilibrio en la comunicación entre las neuronas cerebrales podría provocar la aparición de patologías mentales muy diferentes como la depresión, la esquizofrenia, el trastorno bipolar, la ansiedad, o las alteraciones conductuales que caracterizan a las personas con algún trastorno del espectro autista, según un estudio realizado en ratones, que revela que el tipo de enfermedad y sus síntomas asociados vendrían determinados por el área del cerebro afectada por dicho desequilibrio.

El trabajo, que ha sido llevado a cabo por el grupo de Fisiología Sináptica del Instituto de Neurociencias, centro mixto de la Universidad Miguel Hernández (UHM) de Elche y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y dirigido por el investigador Juan Lerma, señala que estos trastornos mentales comparten una alteración común, que consiste en una sobreexpresión génica que impide que se mantenga un correcto equilibrio entre los neurotransmisores excitadores e inhibidores.

Los ratones con copias extras del gen Grik4 mostraban síntomas de ansiedad, depresión y alteraciones de la conducta presentes en pacientes con autismo

El aumento o la pérdida de la función de algunos genes puede alterar ese equilibrio, y los investigadores han observado que eso es lo que ocurre con el gen Grik4, ya que un leve aumento de la dosis de este gen provoca un desequilibrio continuado en la actividad excitatoria e inhibitoria, que afecta a la respuesta de la amígdala cerebral, una estructura que forma parte del sistema límbico que está involucrada en reacciones emocionales, como la ira, el miedo o la ansiedad.

La sobreexpresión del gen Grik4 causa síntomas psiquiátricos

Los investigadores emplearon modelos de ratón en los que reprodujeron la duplicación de un fragmento del cromosoma 11, que contiene el gen Grik4, un fenómeno que también se produce en el autismo y, según ha explicado Lerma, comprobaron que los animales que portaban esta duplicación mostraban síntomas de ansiedad, depresión y alteraciones de la conducta social que caracterizan a los pacientes con trastornos del espectro autista.

El gen Grik4 resulta clave en la regulación de receptores del neurotransmisor excitatorio glutamato, que está relacionado con la información sensorial, emocional y motora, la memoria, etcétera, y también se asocia al trastorno bipolar, ya que las personas que presentan una menor cantidad de proteína en un segmento de la zona reguladora de este gen tienen más probabilidades de desarrollar esta patología.

De hecho, los autores del estudio consiguieron revertir los síntomas de los ratones, tanto los funcionales como los comportamentales, corrigiendo la cantidad de proteína al normalizar la dosis génica en estos animales, aunque esta corrección realizada en el laboratorio no se puede aplicar todavía en la clínica con seres humanos.

Las conclusiones del trabajo, sin embargo, difieren de las recogidas en tratados como el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, el DSM-V, y revelan que muchos trastornos psiquiátricos están relacionados entre sí y que ligerísimos cambios en la intensidad de la transmisión sináptica provocan importantes modificaciones en el comportamiento cuando se producen en determinados circuitos del cerebro.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD